domingo, 7 de junio de 2015

PREDICAR LA VERDAD



Fundamentos de la Fe Cristiana



Tristemente e irónicamente, en su intento de lograr la pertinencia cultural, el evangelicalismo corriente principal se ha convertido esencialmente irrelevante. 

Como Os Guiness señala, [1] [Os Guiness, Cenando con el Diablo (Grand Rapids: Baker Books, 1993), pp 64-67] la promesa seductora de “relevancia” es, en realidad, el camino hacia la irrelevancia. 

Cuando los mercaderes de la iglesia son iguales a los del mundo, el carácter distintivo de su mensaje se pierde y el evangelio se ve comprometida irremediablemente. 

El valor del entretenimiento puede ser alto, atrayendo a multitudes cada semana, pero el valor eterno brilla por su ausencia, ya que esas mismas personas se van a casa sin ser desafiados y sin cambios.






 

Además, la búsqueda de la relevancia cultural es contraria a todo lo que la Escritura enseña acerca del ministerio de la iglesia. Los predicadores son llamados a predicar la Palabra de Dios, no filtrada por las nociones de lo políticamente correcto, sin diluir por las propias ideas del predicador, y no adaptadas al espíritu de la época.

Así es como me he acercado al ministerio desde el principio. Mi padre era pastor, y cuando le dije hace años que yo creía que Dios me estaba llamando a una vida de ministerio, él me dio una Biblia en la que había escrito estas palabras de aliento: “¡Predica la Palabra.” Esa simple declaración se convirtió en un estímulo convincente en mi corazón. Es la única cosa que he tratado de hacer por encima de todo lo demás en mi ministerio: predicar la Palabra.

Los pastores de hoy se enfrentan a la presión implacable de hacer todo, menos predicar la Palabra. Se les anima a ser narradores, actores, psicólogos y motivadores. Se les advierte a alejarse de los temas que la gente encuentra desagradable. Muchos han abandonado la predicación bíblica en favor de las conversaciones superficiales destinadas a hacer que la gente se sienta bien. Algunos incluso han reemplazado la predicación con el teatro y otras formas de entretenimiento organizado.

Pero el pastor cuya pasión es bíblica tiene una sola opción: “Predica la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4:2).

Cuando Pablo escribió estas palabras a Timoteo, añadió esta advertencia profética: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y se apartarán sus oídos de la verdad” (vv. 3-4).

Es evidente que no había lugar en la filosofía del ministerio de Pablo para la teoría dar-la gente-lo-que-quiera que es tan frecuente en la actualidad. No era un "hombre complaciente" (Gálatas 1:10, Efesios 6:6). Él no instó a Timoteo a llevar cabo una encuesta para averiguar qué demandaba su pueblo. Él le mandó a predicar la Palabra -fielmente, reprendiendo, y con paciencia.

De hecho, lejos de instar a Timoteo a idear un ministerio para cosechar los elogios del mundo, Pablo advirtió al joven pastor sobre el sufrimiento y las penurias! Pablo no estaba diciendo a Timoteo cómo ser "exitoso", le animaba a seguir la norma divina. Él no le estaba aconsejando a buscar la prosperidad, poder, fama, popularidad, o cualquiera de las otras nociones mundanas de éxito. Él estaba instando al joven pastor a ser bíblico, sin importar las consecuencias.

La predicación de la Palabra no es fácil. La disciplina estricta necesaria para interpretar la Escritura con exactitud es una carga constante, y el mensaje que estamos obligados a proclamar es a menudo ofensivo. Cristo mismo es una piedra de tropiezo y roca de escándalo (Romanos 9:33, 1 Pedro 2:8). T El mensaje de la cruz es un escándalo para algunos (1 Corintios 1:23, Gálatas 5:11) y la mera necedad para otros (1 Corintios 1:23).

Pero nunca se nos permite recortar el mensaje o adaptarlo a las preferencias de las personas. Pablo lo dejó claro a Timoteo al final del capítulo 3: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16, énfasis añadido). Esta es la Palabra debe ser predicada: todo el consejo de Dios (cf. Hechos 20:27).

En el capítulo 1 Pablo le dijo a Timoteo, “Retén la norma[k] de las sanas palabras que has oído de mí” (v. 13). Él estaba hablando de las palabras reveladas de la Biblia –toda. Instó a Timoteo a “Guardia. . . . . el tesoro que te ha sido confiado a vosotros” (v. 14). Luego, en el capítulo 2, le dijo que estudiara la Palabra y la manejara con precisión (2:15). Luego trae la carta a su cima instándole a proclamar la Palabra de Dios, sin importar lo que pase. Así que toda la tarea del ministro fiel gira en torno a la Palabra de Dios –protegerla, estudiarla, y proclamarla.

En Colosenses 1, el apóstol Pablo, al describir su propia filosofía de ministerio, escribe: “de la cual fui hecho ministro conforme a la administración[w] de Dios que me fue dada para beneficio vuestro, a fin de llevar a cabo la predicación de la palabra de Dios,” (v. 25, énfasis añadido). En 1 Corintios él va un paso más allá: “Cuando fui a vosotros, hermanos, proclamándoos el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría, pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado.” (1 Corintios 2:1-2). En otras palabras, su meta como predicador no era entretener a la gente con su estilo retórico, o divertirlos con inteligencia, humor, nuevos conocimientos, o metodología sofisticada. Él simplemente predicó a Cristo crucificado.

Predicar y enseñar fielmente la Palabra debe ser el corazón de nuestra filosofía de ministerio. Cualquier otro enfoque reemplaza la voz de Dios con sabiduría humana. Filosofía, política, humor, psicología, consejos caseros, y la opinión personal nunca pueden lograr lo que la Palabra de Dios. Esas cosas pueden ser interesante, informativas, entretenidas, e incluso a veces útiles, pero no son los asuntos de la iglesia. La tarea del predicador no es ser un canal para la sabiduría humana, sino ser la voz de Dios para hablar a la congregación. Ningún mensaje humano viene con el sello de la autoridad divina –sólo la Palabra de Dios. ¿Cómo se atreve a cualquier predicador sustituir otro mensaje?

Yo francamente no entiendo predicadores que están dispuestos a renunciar a este privilegio solemne. ¿Por qué debemos proclamar la sabiduría de los hombres cuando tenemos el privilegio de predicar la Palabra de Dios?

Con esto en mente, en los próximos días y semanas quiero darle diez razones por las que todavía estoy predicando la Biblia después de cuarenta y cinco años de ministerio en el púlpito. Esto no es una lista exhaustiva, pero confío en que le animará a ser fieles a proclamar la Palabra de Dios al pueblo de Dios a través del poder del Espíritu de Dios.

(Adaptado de The Master’s Plan for the Church .)

 



Fuente original: http://www.gty.org/resources/Blog/B140107 

Fuente: https://www.facebook.com/jesus.esmipastor1



_____________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...