domingo, 12 de junio de 2016

EN MOMENTOS EN QUE EL LLAMADO PROTESTANTISMO SE HA CONVERTIDO EN CATOLICISMO, EXPLICAMOS LAS BASES DEL VERDADERO MOVIMIENTO INICIADO POR LUTERO Y CALVINO


Efrain Gomez

La Doctrina Protestante

"Las cinco solas"


Del mismo modo que no se puede hablar de una sola interpretación protestante, tampoco se puede hablar de una sola doctrina protestante coherente y cohesionada. De hecho, la variedad doctrinal que el protestantismo ha ido adoptando a lo largo de su historia, ha sido una de las causas de su fragmentación. 

Aun con todo, se puede hablar de una doctrina de mínimos, que con distinta intensidad, sí comparten todas las congregaciones herederas de la Reforma.








Tradicionalmente se suele resumir esta doctrina común en las “cinco solas”, que desarrolladas comprenden el núcleo de la fe protestante:

1 La doctrina de la “sola scriptura” es la creencia en que toda fuente de autoridad en materia de fe debe ser extraída con exclusividad de la Palabra de Dios, la Biblia. Esta posición, común a todas las congragaciones protestantes, varía en su intensidad, desde el extremo del rechazo de cualquier contenido de fe ajeno a la Biblia (protestantismo evangélico más radical) hasta la supeditación de la tradición y las costumbres a la Biblia sin que por ello sea rechazada si no se puede argumentar una incoherencia o incompatibilidad manifiesta (congregaciones protestantes históricas).

2 La doctrina de la “sola fide” es la creencia en que sólo mediante la fe en Cristo el hombre recibe gratuitamente la salvación. Esta fe en Cristo se describe como una fe viva que implica una conversión total en el hombre, es decir, una fe que produce una transformación que implica un cambio en las creencias, obras y aspiraciones del creyente.


3 La doctrina de la “sola gratia” es la creencia en que la salvación es recibida de parte de Dios, por el hombre, de forma gratuita, sin que éste pueda merecerla o adquirirla por sus propias fuerzas. La doctrina de la gracia en el protestantismo es semejante a la doctrina agustina si bien enfatizada o según para algunos mal entendida. El protestantismo presenta al hombre condenado e incapaz de obrar en favor de su salvación por causa del pecado original. 


En esta situación de depravación, el hombre necesita de Dios para su salvación desde incluso el mismo momento en que se convierte, pues sin la gracia de Dios tampoco podría recibir la gracia de la fe. Dentro del protestantismo se ha entendido esta doctrina de diversas formas. 
 
Existen algunas congregaciones que defienden la idea de que el hombre es totalmente incapaz incluso de aceptar la gracia o de resistirla, de modo que su libertad queda totalmente anulada y todo depende de la elección divina (calvinistas), hasta posturas muy parecidas a la doctrina católica romana que defienden la idea de que el hombre, aun no mereciendo ni pudiendo lograr por sus méritos la salvación, puede libremente aceptarla o rechazarla.
 
Como una consecuencia de la radicalidad de la doctrina de la gracia y la fe del protestante, el papel de las obras como actos que puedan merecer la salvación, la santidad o el favor de Dios es generalmente rechazado o muy atenuado como un producto secundario de la fe. Aun así, en el protestantismo se suele argumentar que una vida de fe que no produce obras, es una vida de fe muerta, es decir, no es una vida de fe.

4 La doctrina de “solus Christus” es la creencia en que sólo hay un mediador capaz de redimir al hombre ante Dios, y que éste es Cristo. Desde un punto de vista teológico, esta doctrina es compartida por todas las congregaciones cristianas. No obstante, en el protestantismo adoptó una serie de implicaciones nuevas que sí lo diferencian. 


La implicación más importante fue el rechazo de la intercesión de la virgen María y los santos en nuestro favor desde el cielo. También se rechazó el culto y veneración de éstos y otras creencias populares que incluso la misma estructura católica no reconoce como correctas. Otra implicación importante fue el rechazo de lo que se percibió como una apropiación por parte del clero de ciertos medios de salvación o condonación de los pecados, como la celebración del sacramento de la penitencia y las indulgencias.

5 La doctrina de “Soli Deo Gloria” es la creencia en que sólo a Dios se le puede dar gloria y adoración. Asimismo es la creencia en que ángeles y toda la creación (incluidos los hombres) dan gloria a Dios y que por ello y para ello Dios los creó. En el protestantismo implicó además el rechazo de la adoración y veneración de los santos y de cualquier ángel, hombre o cosa.




Fuente: https://www.facebook.com/efraineberth.marianogomez/posts/1157190521023089 



____________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...