lunes, 24 de abril de 2017

La Cautividad Pelagiana de la Iglesia (R.C. Sproul) Libro PDF



R. C. Sproul


Inmediatamente después que inició la Reforma, en los primeros años después de que Martín Lutero clavará sus Noventa y Cinco Tesis sobre la puerta de la iglesia en Wittenburg, publicó algunos cortos panfletos sobre una variedad de temas. Uno de los más provocativos fue el titulado La Cautividad Babilónica de la Iglesia. En este libro Lutero miró en retrospectiva al período de la historia del Antiguo Testamento cuando Jerusalén fue destruida por los ejércitos invasores de Babilonia y la elite del pueblo fue llevada a la cautividad. 






Lutero en el siglo dieciséis tomó la imagen de la histórica cautividad babilónica y la reaplicó a esa era y habló acerca de la nueva cautividad babilónica de la iglesia. Habló de Roma como la nueva Babilonia que aprisionó el Evangelio cautivándolo con su rechazó del entendimiento bíblico de la justificación. Puede entender cuan fiera era la controversia, cuan polémico sería este título en este período, al decir que la Iglesia no simplemente había errado o extraviado, sino había caído—que ésta es en realidad ahora Babilonia; que está en un cautiverio pagano. 

A menudo he pensado que si Lutero viviera hoy y viniera a nuestra cultura y echara una mirada, no en la comunidad de la iglesia liberal, sino en las iglesias evangélicas, ¿qué podría decir? ¡Oh claro!, no puedo responder esta pregunta con ningún tipo de autoridad definitiva, pero pienso que sería esto: Si Martín Lutero viviera hoy y tomara su pluma para escribir, el libro que podría escribir en nuestro tiempo sería titulado La Cautividad Pelagiana de la Iglesia Evangélica.

Lutero vio la doctrina de la justificación como el combustible de un profundo problema teológico. Él escribió extensamente acerca de éste en La Esclavitud de la Voluntad. Cuando miramos a la Reforma y vemos las solas de la Reforma- Sola Scriptura, sola Fide, Solus Christus, Soli Deo gloria, Sola gratia-Lutero estaba convencido que el verdadero punto de la Reforma era el tema de la gracia; y que el subrayar la doctrina de solo fide, justificación sólo por fe, estaba precedida por un compromiso con sola gratia, el concepto de la justificación sólo por gracia.

En la edición de Fleming Revell de La Esclavitud de la Voluntad, los traductores J. I. Packer y O. R. Johnston, incluyeron una introducción teológica e histórica extensa y confrontante para este libro. El siguiente párrafo es parte del fin de esta introducción:

Estas cosas necesitan ser consideradas por los Protestantes de hoy. ¿Con qué derecho podemos llamarnos a nosotros mismos hijos de la Reforma? Mucho del Protestantismo moderno ni podría llamarse Reformado o aún ser reconocido por los Reformadores pioneros. La Esclavitud de la voluntad coloca ante nosotros lo que ellos creían acerca de la salvación de la humanidad perdida. A la luz de esto, estamos obligados a preguntar si la cristiandad protestante no ha vendido su legado entre los días de Lutero y los nuestros. ¿ No tiene el Protestantismo de hoy más de Erasmianismo que de Luterano? ¿ A menudo no hemos tratado de minimizar y opacar las diferencias doctrinales en nombre de la paz entre grupos? ¿Somos inocentes de la indiferencia doctrinal, la cual Lutero atribuyó a Erasmo? ¿Permanecemos creyendo que la doctrina importa?1

Históricamente, apegándose a los hechos es claro que Lutero, Calvino, Zwinglio y todos los principales teólogos protestantes de la primera época de la Reforma sostuvieron en esto exactamente el mismo punto de vista. Sobre otros puntos tuvieron diferencias. Pero en la afirmación de la incapacidad del hombre en el pecado y la soberanía de Dios en la gracia, fueron enteramente uno. Para todos ellos éstas doctrinas fueron la pura esencia de la fe cristiana. Un editor moderno de las obras de Lutero dice esto:

Quienquiera que cierre este libro sin haber reconocido que la teología Evangélica se sostiene o cae con la doctrina de la esclavitud de la voluntad lo ha leído en vano. La doctrina de la justificación gratuita por la fe sola, la cual llegó a estar en el centro de la tormenta de mucha de la controversia durante el período de la Reforma, es a menudo considerada como el corazón de la teología de los Reformadores, pero esto no es preciso. La verdad es que su pensamiento estaba realmente centrado sobre el argumento de Pablo, que fue hecho eco por Agustín y otros, que la salvación de los pecadores es totalmente sólo por la gracia libre y soberana, y que la doctrina de la justificación por fe fue importante para ellos porque salvaguardaba el principio de la gracia soberana. La soberanía de la gracia encontraba expresión en un nivel más profundo de su pensamiento al descansar en la doctrina de la regeneración monergista.[2]

Esto quiere decir, que la fe que recibe a Cristo para justificación es en sí misma el libre don del Dios soberano. El principio de sola fide no es correctamente entendido hasta que es visto como afianzado al principio más amplio de sola gratia. ¿Cuál es el origen de la fe? ¿Es la fe el don de Dios, indicando por tanto que la justificación es recibida por la dádiva de Dios, o es ésta una condición de la justificación la cual es dejada para que el hombre la cumpla? ¿Puede percibir la diferencia? Déjame ponerla en términos simples. Escuché recientemente a un evangelista decir, “Aunque Dios llevó a cabo miles de pasos para alcanzarte y redimirte, sin embargo el punto culminante es que debes llevar a cabo el paso decisivo para ser salvo”.

Considera la declaración que ha sido hecha por el más amado líder evangélico de América del siglo veinte, Billy Graham, quien dice con gran pasión, “Dios hace el noventa y nueve por ciento de ello, pero todavía debes hacer el último uno por ciento.”

¿Qué es pelagianismo? 

Ahora, regresemos brevemente a mi título, “La cautividad pelagiana de la iglesia”. ¿De qué estamos hablando?

Pelagio fue un monje quien vivió en Bretaña en el siglo quinto. Él fue contemporáneo del más grande teólogo del primer milenio de la historia de la iglesia si es que no de todo el tiempo, Aurelio Agustín, obispo de Hipona en el Norte de África. Nosotros hemos escuchado de San Agustín, de sus grandes obras de teología, de su Ciudad de Dios, de sus Confesiones, las cuales permanecen como clásicos del Cristianismo.

Agustín, además de ser un teólogo titánico y tener un intelecto prodigioso, fue también un hombre de profunda espiritualidad y oración. En una de sus oraciones famosas, Agustín hizo a Dios un aparente daño, en una declaración inocente en la cual dice:

“Oh Dios, ordena lo que quieras, y concédeme hacer lo que ordenas”. 

 Ahora, ¿Quería Agustín que te diera una apoplejía al escuchar una oración como esta? Como ciertamente le dio a Pelagio, el monje inglés que se atravesó en su trayectoria. Cuando escuchó esto, protestó vociferadamente, aun apelando a Roma para conseguir que esta oración de la pluma de Agustín fuera censurada. Porque he aquí, él dijo: “¿Estás diciendo Agustín, que Dios tiene el derecho inherente de ordenar cualquier cosa que desee de sus criaturas? Nadie va a disputar eso. Dios inherentemente, como creador del cielo y la tierra, tiene el derecho a imponer obligaciones sobre sus criaturas y decir, debes hacer esto y no debes hacer eso.” La expresión ‘ordena cualquier cosa que quieras’ es una oración perfectamente legitima.”

Es la segunda parte de la oración la que Pelagio aborrecía, cuando Agustín dijo, “y concédeme hacer lo que ordenas.” Él dijo, “ ¿De qué estás hablando? Si Dios es justo, si Dios recto y Dios es santo, y Dios ordena de la criatura hacer algo, ciertamente que la criatura debe tener el poder en sí misma, la habilidad moral en sí misma, para llevarla a cabo o Dios nunca demandaría esto en primer lugar.” Ahora esto tiene sentido, ¿no es así?

Lo que Pelagio estaba diciendo es que la responsabilidad moral siempre y en todo lugar implica capacidad moral o sencillamente habilidad moral. Entonces, ¿Por qué deberíamos orar, “Dios concédeme, dame el don de ser capaz de hacer lo que me ordenas que haga?” Pelagio vio en esta declaración una sombra que estaba siendo puesta sobre la integridad de Dios mismo, quién requería responsabilidad de la gente para hacer algo que no podían hacer.

Por ello, en el debate consecuente, Agustín dejó claro que en la creación, Dios no mandó a Adán y Eva nada que fueran incapaces de hacer. Pero una vez que la trasgresión entró y la humanidad llegó a estar caída, la ley de Dios no fue cancelada ni Dios la ajustó rebajando sus requerimientos santos para acomodarlos a la débil, condición caída de su creación. Dios castigó a su creación al descargar sobre ellos el juicio del pecado original, por lo que cada uno que nace en este mundo después de Adán y Eva, nace ya muerto en pecado.

El pecado original no es el primer pecado. Este es el resultado del primer pecado; se refiere a nuestra corrupción inherente, por la cual nacemos en pecado, y en pecado nos concibió nuestra madre. No nacemos en un estado neutral de inocencia, sino que nacemos en una condición pecaminosa y caída. Prácticamente cada iglesia dentro del histórico Concilio Mundial de Iglesias en algún punto de su historia y en el desarrollo de su credo articula algún tipo de doctrina del pecado original. Así que, es claro para la revelación bíblica, que se tendría que repudiar el punto de vista bíblico de la humanidad para negar el pecado original como un todo.

Este es precisamente el punto que estuvo en la batalla entre Agustín y Pelagio en el siglo quinto. Pelagio dijo que no hay tal cosa como pecado original. El pecado de Adán afectó a Adán y solamente a Adán. No hay trasmisión o trasferencia de culpa o caída o corrupción a la progenie de Adán y Eva. Cada uno es nacido en el mismo estado de inocencia en el cual Adán y Eva fueron creados. Además él dijo, es posible para una persona vivir una vida de obediencia a Dios, una vida de perfección moral, sin ninguna ayuda de Jesús ni de la gracia de Dios. Pelagio dijo que la gracia-y he aquí la distinción clave- facilita la justicia.

¿Qué significado tiene “facilita?” 

Esta ayuda, ésta hace más fácil, hace más sencilla, pero usted no tiene que tenerla. Usted puede estar perfectamente sin ella. Pelagio declaró aún más, que no es solamente posible de manera teórica para algunos individuos vivir una vida perfecta sin la asistencia de la gracia divina, sino que de hecho hay personas que lo hacen. Agustín dijo, “No, no, no, no... nosotros estamos por naturaleza infectados por el pecado, hasta las profundidades y raíz de nuestro ser- a tal punto que no hay ser humano que tenga el poder moral para inclinarse a sí mismo y cooperar con la gracia de Dios.

La voluntad humana, como resultado del pecado original, permanece sin tener el poder de escoger, sino que es esclava de sus malos deseos e inclinaciones. La condición de la humanidad caída es tal que Agustín podía describirla como incapacidad para no pecar. En términos sencillos, lo que Agustín estaba diciendo es que en la Caída, el hombre perdió la capacidad para hacer las cosas de Dios y quedó cautivo a sus propias inclinaciones malvadas.

En el siglo quinto la iglesia condenó a Pelagio como herético. El Pelagianismo fue condenado en el Concilio de Orange, y fue condenado de nuevo en el Concilio de Florencia, el Concilio de Cartago, y también irónicamente, en el Concilio de Trento en el siglo dieciséis en los primeros tres anatemas de los Cánones de la Sexta Sesión. Por lo tanto, consistentemente a través de la historia de la Iglesia se ha condenado firme y completamente el Pelagianismo- porque el Pelagianismo niega la caída de nuestra naturaleza; éste niega la doctrina del pecado original.

Ahora, que es el llamado semi-Pelagianismo, como el prefijo “semi” sugiere, era algo posicionado en medio del pleno Agustinianismo y el pleno Pelagianismo. El semi-Pelagianismo dice esto: sí, hubo una caída; sí hay tal cosa como pecado original; sí, la constitución de la naturaleza humana ha sido cambiada por este estado de corrupción y todas las partes de nuestra humanidad han sido significativamente debilitadas por la caída, a tal punto que sin la asistencia de la gracia divina ninguno puede tener la posibilidad de ser redimido, por consiguiente la gracia no es únicamente útil sino necesaria para la salvación.

Pero, aún cuando estamos tan caídos que no podemos ser salvos sin la gracia, no estamos tan caídos que no podamos tener la capacidad para aceptar o rechazar la gracia cuando nos es ofrecida. La voluntad está debilitada pero no es esclava. Hay remanentes en el centro de nuestro ser, una isla de justicia que permanece intocable por la caída. Es la respuesta de esta pequeña isla de justicia, ésta pequeña pieza de bondad que está intacta en el alma o en la voluntad lo que hace la diferencia determinante entre el cielo o el infierno.

Es esta pequeña isla que debe ser ejercida cuando Dios lleva a cabo sus miles de pasos para alcanzarnos, pero en el análisis final es un paso que debemos tomar el que determina ya sea el cielo o bien el infierno, el ejercitar ésta pequeña isla de justicia que está en el centro de nuestro ser o no hacerlo. Agustín no reconoció esta pequeña isla ni aún como un arrecife de coral en el Pacífico sur. Él dijo que ésta era una isla mitológica, que la voluntad estaba esclava, y que el hombre estaba muerto en sus delitos y pecados.

Irónicamente, la Iglesia condenó el semi-Pelagianismo tan vehementemente como lo hizo cuando condenó el Pelagianismo original. Pasado el tiempo usted llega al siglo dieciséis y lee el entendimiento Católico de lo que sucede en la salvación, y la iglesia ha repudiado básicamente lo que Agustín enseñó y también lo que Aquino enseñó. La Iglesia concluyó que hay remanentes de esta libertad que están intactos en la voluntad humana y que el hombre debe cooperar con-y asentir con-la gracia precedente que es ofrecida a ellos por Dios. Si ejercemos esta voluntad, si ejercemos una cooperación con cualquiera de los poderes que en nosotros han sido dejados, seremos salvos. Y por lo tanto en el siglo dieciséis la Iglesia volvió a abrazar el semi-Pelagianismo.

En el tiempo de la Reforma, todos los reformadores estaban de acuerdo en un punto: la incapacidad moral de los seres humanos caídos para inclinarse a sí mismos a las cosas de Dios; que toda la gente, en el orden para ser salvas, estaban totalmente dependientes, no noventa y nueve por ciento, sino un cien por ciento dependientes de la obra de regeneración monergista como primer paso para venir a la fe, y que la fe es en sí misma un don de Dios.

 La fe no es lo que estamos ofreciendo para la salvación y que naceremos de nuevo si escogemos creer. Sino que no podemos ni aún creer hasta que Dios en su gracia y en su misericordia primero cambia la disposición de nuestras almas a través de su obra soberana de regeneración. En otras palabras, en lo que todos los reformadores estuvieron de acuerdo fue con, que a menos que un hombre nazca de nuevo, no puede ni ver el reino de Dios, ni puede entrar en él. Tal como Jesús dijo en Juan capítulo seis, “Ninguno puede venir a mí, a menos que le sea dado por mi Padre”-la condición necesaria para la fe y la salvación de cualquiera persona es la regeneración.

Los Evangélicos y la Fe 

El Evangelicalismo moderno casi uniformemente y universalmente enseña que en el orden para que una persona sea nacida de nuevo, debe primero ejercer fe. Tienes que escoger nacer de nuevo. ¿No es ésto lo que escuchas? En una encuesta de George Barna, más del setenta y cinco por ciento de “cristianos evangélicos profesantes” en América expresaron la creencia que el hombre es básicamente bueno. Y más del ochenta por ciento articularon el punto de vista que Dios ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos. Estas posiciones-déjeme decirlo de manera negativa- ninguna de estas posiciones son semi-Pelagianas. Ambas son Pelagianas.

El decir que somos básicamente buenos es un punto de vista Pelagiano. Yo estaría dispuesto a asumir que en casi un treinta por ciento de la gente quien está leyendo este tema, y probablemente más, si realmente examinamos su pensamiento con detenimiento, encontraremos que en sus corazones está latiendo el Pelagianismo. Estamos plagados con él. Estamos rodeados por él. Estamos inmersos en él. Lo escuchamos cada día. Lo escuchamos cada día en la cultura secular, lo escuchamos cada día en la televisión y la radio Cristiana.

En el siglo diecinueve, hubo un predicador quien llegó a ser muy popular en América, escribió un libro de teología, que surgió de su propia formación en leyes, en el cual no abrevió su Pelagianismo. Él rechazó no sólo el Agustinianismo, sino también rechazó el semi-Pelagianismo y sostuvo claramente la posición Pelagiana sin encubrirla, diciendo en términos no inciertos, sin ambigüedad, que no había Caída y que no había tal cosa como pecado original. Este hombre vino a atacar cruelmente la doctrina de la expiación sustitutiva de Cristo, y además de eso, repudió tan clara y tan fuertemente como pudo la doctrina de la justificación por la sola fe por medio de la imputación de la justicia de Cristo.

La tesis básica de este hombre fue, no necesitamos la imputación de la justicia de Cristo porque tenemos la capacidad en y de nosotros mismos para llegar a ser justos. Su nombre: Carlos Finney, uno de los más respetados evangelistas de América. Ahora, si Lutero estaba correcto en decir que la sola fide es el artículo sobre el cual la iglesia se sostiene o cae, si lo que los reformadores dijeron es que la justificación por la fe sola es una verdad esencial del Cristianismo, quienes además argüían que la expiación sustitutiva es una verdad esencial del Cristianismo; si ellos estaban en lo correcto en su evaluación de que estas doctrinas son verdades esenciales del Cristianismo, la única conclusión a la que podemos llegar es que Carlos Finney no era Cristiano.

Yo leo sus escritos y dijo, “no veo cómo alguna persona cristiana pudiera escribir esto.” Y aun, él está en el Salón de la Fama del Cristianismo Evangélico de América. Él es el santo patrón del Evangelicalismo del siglo veinte. Y él no es semi-Pelagiano; él es descarado en su Pelagianismo.

La Isla de Justicia 

Una cosa es clara: puedes ser Pelagiano puro y ser bienvenido por completo en el movimiento evangélico de hoy. Esto no es simplemente que el camello metió su nariz en la tienda; no solamente es que está dentro de la tienda- sino que ha sacado al propietario de la tienda. El Evangelicalismo moderno mira hoy con suspicacia a la teología Reformada, la cual llegado a ser colocada como ciudadano de tercera clase del Evangelicalismo.

Ahora, usted dice, “Espera un minuto R. C. No encierres a todos en el argumento del Pelagianismo extremo, después de todo, Billy Graham y el resto de las personas están diciendo que hubo una Caída; que debes tener la gracia; que hay tal cosa como pecado original; y los semi-Pelagianos no están de acuerdo con el simplista y optimista punto de vista acerca de la no caída naturaleza humana de Pelagio.”

Y esto es verdad. No cuestionaré acerca de ello. Pero es esta pequeña isla de justicia donde el hombre todavía tiene la habilidad, en y de sí mismo, para retornar, cambiar, inclinar, disponer, y abrazar la oferta de la gracia, que revela porque históricamente el semi-Pelagianismo no es llamado semi-Agustinianismo, sino semi-Pelagianismo, éste realmente nunca escapa a la idea central de la esclavitud del alma, la cautividad del corazón humano en pecado- que no está simplemente infectado por una enfermedad que puede ser mortífera si es dejada sin tratamiento, sino que es mortal.

Escuché a un evangelista usar dos analogías para describir lo que sucede en nuestra redención. Él dijo, el pecado tiene tal fortaleza sobre nosotros, un estrangulamiento, que es semejante a una persona quien no puede nadar, quien cae por la borda en un mar furioso, y es la tercera vez que se sumerge y únicamente las puntas de sus dedos permanecen fuera del agua; y a menos que alguien intervenga a rescatarle, no tiene esperanza de sobrevivir, su muerte es cierta. Y a menos que Dios le tire un salvavidas, no puede ser rescatado.

 Y Dios no solamente le debe tirar un salvavidas en cualquiera área donde él se encuentra, sino que el salvavidas tiene que caerle en el lugar correcto donde sus dedos permanecen extendidos fuera del agua, y acertarle de tal manera que pueda sostenerlo. El salvavidas tiene que haber sido tirado perfectamente. Pero todavía este hombre se ahogará a menos que lo tome con sus dedos y los sostenga alrededor del salvavidas, entonces Dios le rescatará. Si esta pequeña acción no es hecha, él ciertamente perecerá.

La otra analogía es esta: Un hombre esta terriblemente débil, enfermo de muerte, yaciendo en su cama de hospital con un padecimiento que es terminal. No hay manera que pueda curarse a menos que alguien externo venga con una cura, una medicina que curará su enfermedad fatal. Y Dios tiene la cura y camina hacia el cuarto con la medicina. Pero el hombre está tan débil que no puede tomarse la medicina por sí mismo; Dios tiene que ponerla en la cuchara. El hombre está tan enfermo que se halla casi en un estado comatoso. El no puede ni siquiera abrir su boca, y Dios tiene que inclinarse y abrirle la boca. Dios coloca la cuchara en los labios del hombre, sin embargo el hombre todavía tiene que tomarla.

Ahora, si vamos a usar analogías, usemos las adecuadas. El hombre no se está sumergiendo por tercera vez; él está tan frío como una piedra en el fondo del mar. Éste es el lugar donde usted estuvo cuando una vez estaba muerto en sus delitos y pecados y andaba conforme a la corriente de este mundo, de acuerdo con el príncipe de la potestad del aire. Y cuando estaba muerto Dios le dio vida juntamente con Cristo. Dios se sumergió al fondo del mar y tomando este cadáver sopló el aliento de su vida en él y resucitó de la muerte. Y no es que usted estaba en la cama del hospital con cierta enfermedad, más bien, cuando usted nació, llegó muerto. Esto es lo que la Biblia dice: que estamos muertos moralmente.

¿Tenemos nosotros una voluntad? Sí, oh claro que la tenemos. Calvino dijo, si quieres decir por libre albedrío una facultad de escoger aquello que tienes el poder en ti mismo, de escoger lo que deseas, entonces tenemos libre albedrío. Si quieres decir por libre albedrío la capacidad de los seres humanos caídos para inclinarse a sí mismos y ejercer la voluntad para escoger las cosas de Dios sin la previa obra monergista de regeneración, entonces, Calvino dijo, libre albedrío es un término exorbitantemente grandioso para aplicarlo al ser humano.

La doctrina semi-Pelagiana del libre albedrío que prevalece en el mundo evangélico de hoy es un punto de vista pagano que niega la cautividad del corazón humano en el pecado. Esta visión desestima el dominio que el pecado tiene sobre nosotros.

Ninguno de nosotros quiere ver las cosas tan mal como son realmente. La doctrina bíblica de la corrupción humana es dura. No escuchamos al Apóstol Pablo decir, “Usted sabe, es triste que tengamos tal cosa como pecado en el mundo; ninguno es perfecto. Pero estemos de buen ánimo, somos básicamente buenos.” ¿Puede ver que aún una lectura superficial de la Escritura niega esto?
Ahora, regresemos a Lutero. ¿Cuál es el origen y la posición de la fe? ¿Es la fe el don de Dios significando con ello que la justificación es recibida por la dádiva de Dios? O ¿Es una condición de la justificación, la cual tenemos que cumplir? ¿Es su fe una obra? ¿Es ésta la única obra que Dios le deja hacer?.

Recientemente tuve una discusión con algunas personas en Gran Rapids, Michigan. Estaba hablando sobre sola gratia, y una de las personas estaba en desacuerdo.

 Él dijo, “¿Estás tratando de decirme que en conclusión es Dios quien soberanamente regenera o no el corazón?”

Y le dije, “Sí”; y él estuvo aún más en desacuerdo por esto. Le dije, “Déjame preguntarte esto: ¿Eres cristiano?

Él dijo, “Sí.”

Le dije, “¿Tienes amigos que no son cristianos?”

Él dijo, “¡Oh!, claro que sí.”

Le dije, “¿Por qué eres cristiano y tus amigos no lo son? ¿Es por qué eres más justo que ellos? Él no era estúpido. El no iba a decir, “¡Oh! claro es porque soy más justo. Yo hice la cosa correcta y mis amigos no”. Él sabía a donde quería llegar con esta pregunta.

Y él dijo, “Oh, no, no, no.”

Le dije, “Dime por qué. ¿Es por qué eres más inteligente que tus amigos?

Y él dijo, “No.”

Sin embargo el no estaba de acuerdo que al final, el punto decisivo era la gracia de Dios. El no quería venir a esto. Y después de discutir por quince minutos, él dijo, “ESTA BIEN, te lo diré. Soy un cristiano porque hice la cosa correcta, tuve la respuesta correcta y mis amigos no lo hicieron.”

¿En qué estaba confiando esta persona para su salvación? No en sus obras en general, sino en una obra que había hecho. Y él era un Protestante, un evangélico. Pero su punto de vista de la salvación no era diferente del punto de vista Romano.

La Soberanía de Dios en la Salvación 

Este es el punto: ¿Es la fe una parte del don de Dios en la salvación? O ¿Es ésta tu propia contribución a la salvación? ¿Es nuestra salvación totalmente de Dios o depende finalmente de algo que hagamos por nosotros mismos? Aquellos quienes dicen esto último, que finalmente depende de algo que hagamos por nosotros mismos, por consiguiente niegan la absoluta incapacidad de la humanidad en el pecado y afirman con ello una forma de semi-Pelagianismo que es cierta después de todo.

 No es de maravillarse que más tarde la teología Reformada condenara el Arminianismo en su esencia, porque en principio, ambos regresan a Roma, en efecto, éste torna la fe en una obra meritoria, y es un rechazo de la Reforma porque niega la soberanía de Dios en la salvación de los pecadores, la cual fue el principio teológico y religioso más arraigado del pensamiento de los reformadores.

El Arminianismo era sin lugar a dudas, a los ojos de los Reformados, una renunciación del Cristianismo del Nuevo Testamento a favor del Judaísmo del Nuevo Testamento. En esencia confiar en la fe de uno mismo no es diferente que confiar en las obras de uno mismo, y el uno es tan sub-cristiano y anti-cristiano como el otro. A la luz de lo que Lutero le dice a Erasmo no hay duda que tenemos que ratificar este juicio.

Y aunque este punto de vista es el que predomina en las encuestas de hoy en la mayoría de los círculos evangélicos profesantes. Y así como el semi-Pelagianismo es en esencia simplemente una versión ligeramente velada del Pelagianismo verdadero, de igual manera éste es el mismo que prevalece en la iglesia, y no sé que pasará.

Sin embargo, si sé que no sucederá: no tendremos una nueva Reforma. 

Hasta que nos humillemos y entendamos que ningún hombre es una isla y que ningún hombre tiene una isla de justicia, que somos completamente dependientes de la pura gracia de Dios para nuestra salvación, no empezaremos a descansar sobre la gracia y a regocijarnos en la grandeza de la soberanía de Dios, hasta que no desechemos la influencia pagana del humanismo que exalta y coloca al hombre en el centro de la religión. Hasta que esto suceda no tendremos una nueva Reforma, porque en el corazón de la enseñanza Reformada está el lugar central de la adoración y gratitud dadas a Dios y sólo a Dios. Soli Deo gloria, solamente a Dios, la gloria.


THE PELAGIAN CAPTIVITY OF THE CHURCH BY R. C. SPROUL



Libro en PDF  "La Cautividad Pelagiana de la Iglesia" R.C. Sproul: 

https://docs.google.com/file/d/0BxzK3_vRze__Ymk3SUxGcm9GT1U/edit




____________________________________

viernes, 21 de abril de 2017

BRUJERÍA EN "IGLESIAS" "EVANGÉLICAS"...



MCeI


Pentecostales, neo-pentecostales, bautistas "renovados", G-12, etc. etc. etc.

SECTAS.

Y la mayoría de los auto proclamados pastores en congregaciones no asociadas oficialmente al circo actual mundial, permanecen CALLADOS, que raro, no?... 

CÓMPLICES.








___________________________

jueves, 20 de abril de 2017

La etapa "Jaula Calvinista"...



Esclavo de Cristo


Somos semi-pelagianos[1] por naturaleza, lo cual nos lleva a pensar que ninguno de nosotros nace esclavo del pecado.


Me crié dentro de un ambiente cristiano pentecostal, así que no fue difícil creerme una buena persona, y lo fácil que es creer “repetir una oración y de esa forma llegar ha ser cristiano”, sin embargo nunca escuché el Evangelio, mis oídos estaban demasiado tapados por el moralismo, “hace esto y no hagas esto”. 

-No podía cargar con todo ese peso, mi alma necesitaba descanso-.






La buena noticia fue que cuando, por la misericordia de Dios escuché del Evangelio de la Gracia, “la ira de Dios que yo merecía cayó sobre Jesucristo, para satisfacer la justicia de Dios”. Al parecer había escuchado un evangelio distorsionado durante toda mi vida. La doctrina de la Depravación Total fue la que me hizo entender que tan apartado estaba de Dios y la necesidad de un Salvador.

En el comienzo del descubrimiento de las doctrinas de la Gracia, me volví bastante celoso y cualquiera que no creyera lo mismo, intentaba persuadirle humanamente para que abrazaran estas doctrinas, no entendiendo que la doctrina de la gracia debía obrar en el corazón de ellos al igual que en el mío, con la misma misericordia y amor que lo había hecho en mi. Llegue a un texto que me dejó impactado y meditando en todo lo que hacía para promover las doctrinas que salvaron mi vida.
Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.
2 Timoteo 2.24 (cursivas añadidas)
Hoy leí un comentario de R.C.Sproul que hablaba en gran parte de esto, me hizo recordar los comienzos de todo, y sin duda para quienes se están iniciando en las Doctrinas de la Gracia, les será de muchísima edificación.


Etapa "Jaula Calvinista"

Son identificables por su insistencia en convertir cada discusión en una contienda de la expiación limitada o por hacer que su misión personal que todos los que ellos conocen escuchen —a veces en voz muy alta—: las verdades de la elección divina [2].

Un celo por la verdad que se manifiesta en odiosidad no convencerá a nadie de la verdad Bíblica de la teología reformada [2].

Son creyentes reformados que son tan agresivos e impacientes que deben ser encerrados en una jaula por un rato para que puedan refrescarse y madurar un poco en la fe. A veces, una persona que se convence de las doctrinas bíblicas de la Gracia se encuentra en conflicto con los amigos y la familia a causa de su descubrimiento de la Teología Reformada [2].


Somos responsables de convencer a los demás de la verdad de las doctrinas de la gracia?

Dadas nuestras inclinaciones semi-pelagianas, se necesita una gran cantidad de exposición a La Palabra de Dios para superar ese sesgo natural contra las Doctrinas de Gracia. [2]

Cuando recordamos el tiempo que nos llevó en superar las dificultades que una vez tuvimos con el cuadro Bíblico completo de la soberanía divina y nuestra esclavitud al pecado, podemos ver a nuestros amigos no reformados y familiares con más simpatía y compartir la verdad con ellos más fraternalmente. [2]


Conclusión

Cuando le predicamos sobre el Evangelio de la Gracia a un arminiano olvidamos frecuentemente la Soberanía de Dios. No son nuestros argumentos, es el Espíritu el que obra en la vida del hombre. “Dios tomó tiempo con nosotros para convencernos de su Soberanía en la salvación. Podemos confiar en él para hacer lo mismo con las personas que amamos”. [2]

Nos falta más pasión y enfocar la pasión en una relación fiel con Las Escrituras amando las Doctrinas y preguntarnos ¿Cómo es posible que Dios me haya elegido a mí?.




[1] Pregunta: “¿Qué son el Pelagianismo y el Semi-Pelagianismo?
[2] Cage-Stage Calvinism (R.C.Sproul)



Fuente: http://esclavosdecristo.com/etapa-jaula-calvinista/



_______________________________



Nota relacionada:


La Soberanía Divina (Spurgeon)

 

 

___________________________

miércoles, 19 de abril de 2017

PORQUE EL VATICANO PREFIERE PROMOVER CIERTOS PUNTOS DE LA IGLESIA PRIMITIVA POR SOBRE LA REFORMA PROTESTANTE?...



MCeI


En respuesta al titulo de la nota: En primer lugar, porque en el tiempo que El Nuevo Testamento fue redactado, NO existía el catolicismo.

En segundo, es que usado a conveniencia del Vaticano, sirve para destrucción... porque algo tan bueno puede usarse para algo malo?...

SIMPLE.







No todos los grupos centrados en la Iglesia primitiva buscan la destrucción de lo que queda de la reforma, pero si muchos, para ello predican las obras de la primera Iglesia CONTRASTÁNDOLO con la Iglesia actual, promocionando abiertamente a que se salgan de ellas para construir algo que se asemeje a lo que ellos predican...

El problema es el siguiente y es GRAVE; obviamente que se debe de salir inmediatamente de una congregación APOSTATA, pero algunas conservan en parte la Sana Doctrina, el traspaso hacia un sistema de Iglesia Bíblica -en su totalidad- se debe de realizar de forma PROGRESIVA y no AGRESIVA, en estos casos...

Se centran en el EDIFICIO, cosa que es cierto parcialmente, el gran problema son las mega-iglesias, en cuanto a las congregaciones pequeñas, no puede ser el punto focal de la denuncia, ya que lo IMPORTANTE es la oración y el estudio sistemático de las Escrituras, buscando por sobre todo hacer lo que Dios quiere y CUANDO Dios quiere.

El problema de este movimiento, que ya tiene sus años, es que se centra en el salir físicamente de un edificio, al que erróneamente muchos le llaman "templo", para terminar congregándose en otro tipo de edificios, que ellos prefieren que sean casas particulares.

Si no se tiene la madurez espiritual suficiente (y la Iglesia mundial actual no la tiene), de nada sirven los cambios físicos, si no existe un profundo cambio ESPIRITUAL.

Otro dato mas que llamativo, es que muchos de estos grupos ATACAN sistemáticamente a la Reforma Protestante, algo -mas que llamativo-.

Tanto los bien intencionados como las mal intencionados, les están siendo funcionales a Roma...

Para el Vaticano es un excelente NEGOCIO, ya que es la reforma la que destruyo la base hipócrita, manipuladora y satánica, de los argumentos que esgrimen los vaticanistas para perpetuarse en el poder, el Vaticano fue vencido... sigue existiendo por las mismas razones que sigue existiendo la secta de la prosperidad, la gente es victima y CÓMPLICE de semejantes aberraciones.




Notas relacionadas:



VATICANO (serie de notas):  

http://apocalipsisyactualidad.blogspot.com.ar/search/label/NUEVO%20ORDEN%20MUNDIAL%20%3D%20ECUMENISMO%20%3D%20VATICANO%20%3D%20SATAN%C3%81S


JESUITAS (serie de notas):

http://apocalipsisyactualidad.blogspot.com.ar/search/label/Quien%20es%20el%20Jesuita%20Bergoglio%3F





__________________________________

jueves, 13 de abril de 2017

NO DENUNCIAR EL ERROR ES -PECADO-



MCeI


Sea apostasía, fariseísmo, faltas graves aun dentro de una congregación sana... 






Para que quede claro; quien sabe de algo y CALLA, es CÓMPLICE!...

Y se puede ser cómplice por acción, error u omisión... esto esta establecido claramente en todos los códigos penales en occidente.


Pero mucho mas claro y contundente esta descrito en TODA La Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, esta lleno de denuncias, de todo tipo, hay una advertencia clara sobre el NO denunciar muy conocida:


Ezequiel:

3:16 Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová, diciendo:
3:17 Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.
3:18 Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.
3:19 Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma.
3:20 Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre demandaré de tu mano.
3:21 Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma.


Esto respecto del impío, respecto del hermano:

Hebreos:

3:12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo;
3:13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.



Con respecto del miembro en una congregación que no escucha una exhortación, (aunque sea el pastor o quien SEA, NO importa):

 Mateo:

18:14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.
18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.
18:16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.
18:17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.


Con respecto de los apóstatas:

2da Juan 

1:9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.
1:10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!
1:11 Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras. 

Judas

1:1 Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo:
1:2 Misericordia y paz y amor os sean multiplicados.
1:3 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.
1:4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.
1:5 Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.
1:6 Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;
1:7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.
1:8 No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.
1:9 Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.
1:10 Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales.
1:11 ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.
1:12 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;
1:13 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.
1:14 De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,
1:15 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.
1:16 Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.
1:17 Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo;
1:18 los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos.
1:19 Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.
1:20 Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,
1:21 conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.
1:22 A algunos que dudan, convencedlos.
1:23 A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.
1:24 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,
1:25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.
SE ENTIENDE?, o se necesita de mas explicación?...





_________________________________

domingo, 9 de abril de 2017

LOS DEPORTES MUNDIALES Y LA MASONERÍA ILUMINATI ...



Alberto Gutiérrez


Qué hay sobre los deportes mundiales y quién los controla?.

Si miras los símbolos utilizados en los escudos de los súper clubes deportivos más reconocidos te darás cuenta que cada uno tiene un símbolo masón.






Es muy llamativo, el equipo de fútbol más grande en el mundo; Manchester United, incluso usa directamente al diablo.

Por qué no... y encontramos en ellos escaleras de masonería, machos cabríos masones, símbolos de samash, hay animales de la oscuridad, caballos voladores o Pegaso, hay toda clase de símbolos interesantes con pentagramas y escudos de Malta, leones de dos cabezas, flores de lis, todo lo masónico que puedas imaginar allí los vas a encontrar; "M" de masones como en el escudo del Real Madrid, anclas de masonería, dedos masones, calavera y huesos. "Titanes" que en realidad es el nombre de satanás en griego.




En la antigüedad parte del sistema de adoración al sol significaba practicar deportes.

Como ya sabemos, el Manifiesto de la UNESCO fue escrito por un miembro de la sociedad secreta Skull and Bones el cual fue un iniciado informado y lo que diga al respecto dicho organismo debe ser interesante.




En el libro de Madanjeet Singh (quien fue Consejero Especial del Director de la UNESCO) llamado "The Sun in Myth and Art" (El Sol en los Mitos y el Arte) escribe:

"El deporte del Polo era conocido por los persas y fue restaurado a su importancia original de ser un 'juego para el sol' por Akbar. Anotar un gol con la bola del sol era igualado al triunfo de la luz sobre la oscuridad, el bien sobre el mal" ...




[comentario: pero recuerden que la masonería llama a la luz como oscuridad y a la oscuridad como luz; y llaman a Jesús y a YHWH como lo malo. Entonces el triunfo de la luz sobre la oscuridad representa en el paganismo el triunfo de Lucifer sobre Jesucristo].

continúa ... La bola es el triunfo del sol en todos los deportes como el futbol, el hockey, el basketball, el cricket ... El baseball está relacionado al sol en la forma de un reloj de sol y el diseño del campo de juego así como en sus reglas de juego y de puntaje. Como todos los deportes el baseball también incorpora el ciclo estacional del sol en una forma muy similar como los antiguos concursos ceremoniales eran realizados como parte de rituales de fertilidad.




La Historia sumeria de Gilgamesh escrita en tablas cuneiformes narra como el equipaje deportivo ̶ un palo y un aro o una bola ̶ que Gilgamesh había tallado de un árbol arrancado se había caído al mundo de las tinieblas al empezar a oprimir a su pueblo mediante competencias atléticas repetitivas, y como eventualmente era el dios sol quién abría un agujero en la tierra para poder para recuperarlos.

La antorcha olímpica que el corredor lleva para marchar en el movimiento cíclico del sol a lo largo de las "Olimpiadas", el período de cuatro años hasta los siguientes juegos también está relacionado con el ritmo cíclico del sol ... Se celebró por primera vez en Grecia, los juegos eran concursos ceremoniales en honor a Zeus (Júpiter)". [The Sun in Myth and Art UNESCO pág. 87 y 88].




El sol, la luna y los otros planetas flotan por encima en los juegos olímpicos de Barcelona. La asociación del sol con los deportes data desde antes de las deidades de Herácles y Apolo en Grecia, como es evidente a partir del cuento épico del héroe sumerio Gilgamesh.

Así como en el deporte, el sol era omnipresente en prácticamente todos los aspectos de la vida, ya sea el arte, la arquitectura, la filosofía, la religión, los festivales, el folclore, el baile o la música. Cada mañana un dios "pagano" del día nos despierta, los Romanos de los primeros siglos llamaban a cada día según los siete planetas ̶ Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno". [The Sun in Myth and Art UNESCO pág. 90].




Si miramos a los símbolos de las Olimpiadas veremos que tienen los símbolos de las deidades de Baal-Hadad. Eso es paganismo ...

En varias ocasiones, personas o deportistas, entregan camisetas deportivas de equipos famosos al Cesar Papal. Increíble, esas son "camisetas benditas" (sarcásmo).




Entonces... la masonería controla todos los deportes para Roma hoy en día. El mundo de los deportes unido al mundo religioso. Pregúntate, cuanta idolatría está oculta en el misterio, a final de cuentas cada gran deportista de renombre es llamado "ídolo".



Fuente: https://www.facebook.com/alberto.gutierrez.526875/posts/10155177817474281 




________________________________________ 

sábado, 8 de abril de 2017

APÓSTATA: PUEDE SERLO UN VERDADERO CREYENTE?...



Hugo Guerra


"Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgara a su pueblo" Heb 10:30 

El capítulo 10 de Hebreos, ha sido tan mal interpretado (incluso por Calvinistas). 






A quien va dirigido este fuerte juicio? . El contexto nos dice que la carta fue escrita para alentar a los genuinos creyentes que habían salido de las sinagogas judías a la reunión o congregación de los santos.

El verso 26 del cap 10 comienza con una descripción de aquellos que estaban abandonando la " asamblea de Cristo " (el escritor les dice que para ellos ya no hay mas sacrificio sino solo una horrible expectación de hervor de fuego) , el punto es ¿Por que razón estaban dejando de congregarse? (definitivamente) y ¿Que acción estaban llevando acabo al abandonar el cristianismo ?.

Algunos de los Hebreos que habían salido del Judaísmo, estaban dentro de la "comunidad del Pacto", por esta razón, ellos al igual que los genuinos creyentes eran considerados como (santificados / apartados), pero la presión de los judíos incrédulos era tan fuerte que estaban llevando a cabo todo tipo de persecuciones y presiones para que los que habían salido del servicio del culto Levítico, volvieran a el.

La única opción que tenían ellos era renunciar "públicamente" de Cristo y de su Iglesia y por esto, ellos volverían a su vida normal y se les devolvería incluso sus bienes personales.

La formula de renuncia era esta:

1. Pisotear al Hijo de Dios.
2 .Tener por inmunda la sangre del Pacto (en la cual fue santificado o ratificado el Pacto)
3 . Hacer afrenta al Espíritu de Gracia.

El escritor relaciona este horrendo pecado con uno que se realizaba dentro del Antiguo Testamento (dentro de las transgresiones en el Antiguo Pacto, solo algunas eran dignas de muerte y sola algunas eran catalogadas por la Ley como abierta APOSTASÍA).

El autor de la carta sabe muy bien que el pecado de los judíos que abandonaban la asamblea y blasfemaban de Cristo era sin duda alguna un pecado de "apostasía" que en el Antiguo Pacto, era castigada con la muerte física, pero bajo el régimen del Nuevo Pacto, la apostasía, llevaba en si una pena mucho mas dura en razón del valor del sacrificio de expiación. Es decir, la muerte eterna.

Es por esto que el autor cita Deuteronomio 17:2-7 en donde se dice que [Los violadores del Pacto] que "ADORANDO dioses AJENOS " debían morir irremisiblemente.

Los apostatas al volver al judaísmo, hacían violencia al "PUEBLO DE DIOS" es decir, a la Iglesia (logremos imaginar que dentro de una Iglesia local algunos "aparentes hermanos" comiencen a maldecir a Cristo y a su pueblo ) ¿No traerá ciertamente la ira de Dios sobre aquellos?.

Evidentemente que si.

El señor les anima a los genuinos creyentes que soporten porque "MÍA ES LA VENGANZA, YO DARÉ EL PAGO, Y EL SEÑOR JUZGARÁ A SU IGLESIA", este es el sentido aquí. No se trata por tanto que aquellos que maldecían y cometían apostasía sean llamados *Su Pueblo*.

El escritor nuevamente recurre al Antiguo Pacto para describir como Dios hará justicia a su nombre y pueblo (Iglesia) mancillada.

El pasaje que cita se encuentra en Deuteronomio 32:35-36 en donde Moisés escribe como Dios promete que "vengara" las cosas malas hechas a su pueblo" (Calvino).


Así pues no hay argumentos de aquellos que pensando que los genuinos creyentes pueden apostatar y perder la salvación, puedan levantar ignominias contra la sana doctrina de la preservación de los creyentes. Estamos asegurados para siempre porque con una sola ofrenda nos hizo perfectos (esto es; limpios) para siempre a los santificados por la Sangre de Su Hijo.





Fuente: https://www.facebook.com/logos.arkhe.9/posts/389617388077041?comment_id=389888071383306&ref=notif&notif_t=feed_comment_reply&notif_id=1491655363423272




_________________________________

jueves, 6 de abril de 2017

MANIPULACIÓN EMOCIONAL MASIVA... POR LA MASONERÍA...

Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación: 1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; 5:22 absteneos de toda forma de mal. 
_____________________________ 

 
AyA


Actualmente vivimos una época de manipulación de emociones y censura encubierta de la razón... la razón y las pruebas basadas en hechos concretos no valen de mucho, en medio de una sociedad alienada en la búsqueda incesante y desenfrenada de una felicidad inexistente, al modo que es vendida como algo indefinido y desprovisto de valores, como un producto mas en las estanterías de los grandes supermercados, la nada misma potenciada por los grandes medios de comunicación. 

Esto dicho anteriormente trae de forma inevitable; frustración.

A la frustración ya existente, debemos sumarle el control poblacional mediante la creación de hechos que contribuyen al temor e indignación generalizados en casi toda la sociedad moderna actual...

EL CLIMA PERFECTO PARA LA MANIPULACIÓN GENERALIZADA, QUITÁNDOLE, DE ESTA MANERA, AL CIUDADANO PROMEDIO, TODA POSIBILIDAD DE REFLEXIÓN PROFUNDA SOBRE LO QUE -REALMENTE- SUCEDE A SU ALREDEDOR.



_____________________________


Erika de Cristo


"ORDEN Y CAOS... O ORDO AD CHAO".

Un antiguo proverbio chino dice: "Una imagen vale mil palabras", aquí el significado de este escudo, o como queramos nombrarle.






La Corona:

Representa la realeza, la monarquía, las 13 familias de sangre real que tienen la supremacía sobre nuestra planeta.
 

El Pájaro Fénix: 

"Entre los antiguos, un pájaro fabuloso llamado el Fénix es descrito por los primeros escritores ... en tamaño y forma se asemeja a la del águila, pero con ciertas diferencias. 


El cuerpo del Phoenix es una cubierta de brillantes plumas de color púrpura, y las plumas en su cola se alternan los colores azules y rojos. La cabeza del ave es de color claro, y alrededor de su cuello es un círculo de plumas de oro. En la parte posterior de la espalda del Fénix tiene una cresta de plumas de colores brillantes ... 

El Phoenix, se dice, vive desde hace 500 años, y en su muerte, su cuerpo se abre y emerge el nuevo Phoenix nacido. 

Debido a este simbolismo, el Fénix es generalmente considerado como la representación de la inmortalidad y la resurrección ... 

El Phoenix es un signo de las órdenes secretas del mundo antiguo y de la marcha de esas órdenes, ya que era común para referirse a alguien que había sido aceptado en los templos como un hombre dos veces nacido, o vuelto a nacer. La sabiduría confiere una nueva vida, y los sabios nacen de nuevo". (Revisión Ilustrada de Ocultismo y Filosofía, Manly P. Hall, 33º, 176-77).


"Los egipcios creían que el Pájaro Fénix era el representante de un dios que "subió al cielo en forma de estrella de la mañana, como Lucifer, después de su fuego-inmolación de la muerte y el renacimiento ..." (Barbara Walker, en su libro oculto, Ahora es el amanecer, 281).

Las dos cabezas representan los dos aspectos de la vida, Bien y Mal, Varón y Varona, el Yin-Yang, Andróginidad (el dios hombre-mujer Baphomet), La Excelencia, El Completo, es decir El Poder Absoluto (Las filosofías antiguas de, Plato, Tao, Budha, Zen, Brahma, Hindú, y la moderna New Age (Nueva Era) que reúne a todas estas).


El ordo ad chaos, es utilizado por la Francmasonería y su intención como su nombre: es crear un caos para después ofrecer un orden (el suyo), esto se aplica para las “masas”, todas las personas que hoy en día están controladas por distintas formas de control mental y emocional.




ESTA ES UNA ESTRATEGIA USADA PARA LA MANIPULACIÓN MASIVA.



Fuente: https://www.facebook.com/erikabeltran.bonetti?hc_ref=NEWSFEED 



 _____________________________


Ritual y Propaganda 


Muchos Cristianos creen que la Masonería es una buena organización cristiana.

Pero mientras que Bill Schnoebelen trabajaba para alcanzar el grado 32, aprendió los hechos horribles que los Masones de niveles inferiores nunca escuchan. Ahora, él es un cristiano nacido de nuevo y revela todo.


Aprenda hechos cómo estos:

  • Para ser Masón, ¡primero debe hacer un juramento que es realmente una negación a Jesucristo!
  • ¡El padre de la Masonería moderna dijo que “Lucifer es Dios”!

Esta historia fascinante e informativa le dará una vista inusual en el mundo de la Masonería de uno que era Masón, y le preparará a usted para mostrar a otros porqué es imposible ser un buen Cristiano y un buen Masón al mismo tiempo.










________________________________


Nota relacionada:


Esos Masones Mentirosos....



 


____________________________
 ¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa. Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

miércoles, 5 de abril de 2017

LA GRAN PARADOJA DEL SATÁNICO MOVIMIENTO DE LA PROSPERIDAD...



Paul Washer








_____________________________


MCeI


Hace 10 años se pensaba que la secta de la prosperidad, para estos tiempos, ya no existiría.

Muchos pensábamos que antes las evidencias Bíblicas presentadas, ese movimiento no resistiría mucho tiempo mas...

Los miembros NO CONTROLAN COMO SE ADMINISTRA LAS FORTUNAS que se recaudan, no contrastan con LA BIBLIA lo que se les enseña, NADIE se hace lógicas preguntas... todo se limita al "sentir", a la "experiencia personal", a la "bendición"... bendiciones que no son puestas en tela de juicio en el sentido Bíblico de "probar los espíritus si son de Dios", sino mas bien se basan en principios humanistas del tipo; "si me siento bien, es porque proviene de Dios"... 

Se puede ser tan IGNORANTE?...

Evidentemente, vemos con nuestros propios ojos, que casi no existe limite para la ignorancia, con sus lógicas nefastas consecuencias, consecuencias que ni siquiera son notadas por los miembros de esas sectas, simplemente porque son CIEGOS, SORDOS Y MUDOS.



__________________________ 

martes, 4 de abril de 2017

El Origen del Pensamiento Pentecostal Wesleyano



Juan Guerra


Durante un viaje a América en barco y en medio de una tormenta, Juan Wesley, aterrado a la idea de morir, conoce a unos hermanos Moravos Alemanes, su ejemplo de tranquilidad cautivó la mente de Wesley, y de allí en adelante procura experimentar en su vida esa "espiritualidad " de la que carecía. 

Es evidente por la historia, que Wesley FORJA su teología posterior en BASE a la experiencia personal y NO la escritura.






No es un misterio que Juan Wesley sea el PADRE TEOLÓGICO de los hermanos PENTECOSTALES. 

Wesley no compartía con el Calvinismo porque veía en el , según su cosmovisión teológica, solo un una TEORÍA TEOLÓGICA CARENTE DE VIDA Y EXPERIENCIA (cuan equivocado estaba Wesley). 

El avivamiento de 1732 se estructura, no en base a la reforma ni menos a una búsqueda por la verdad Bíblica y teológica, sino que pone su fundamento en UNA SEGUNDA OBRA DE GRACIA (Nuevo nacimiento , bautismo del Espíritu Santo). Esta experiencia en la teología Wesleyana es POSTERIOR a la salvación que viene por la fe. 

Esta búsqueda de la EXPERIENCIA Y DE LA UTOPÍA de la santidad absoluta, al margen de la enseñanza Bíblica ortodoxa, es lo que marca la antigua enseñanza Wesleyana y la moderna teología Pentecostal.

El slogan religioso de los predicadores del "avivamiento Wesleyano" era: ¿Tienes la EXPERIENCIA en tu propia vida que eres salvo?, mientras que el de los reformadores es "¿ Crees en la doctrina de la salvación por fe?". 


La reforma enfatiza la doctrina correcta, Wesley la EXPERIENCIA "correcta". La conversión / y nuevo nacimiento, según Wesley, ocurrió NUEVE AÑOS después de su encuentro con los Moravos ( lo increíble fue que ocurrió en un sermón en base a las cartas de Lutero sobre Romanos). 

En conclusión se podría decir que la teología de Wesley, radica en el extremo énfasis de un concepto medio raro que se define como "Ortopatia" que significa, dentro de la mirada pentecostal , la autentica experiencia de la PRESENCIA DE DIOS en el creyente, una presencia que debe vivirse por medio de la santidad. 

Invito a todos los hermanos pentecostales a que examinen sus orígenes doctrinales, y revisen a través de la Escritura su teología, que es una herencia Wesleyana.



Fuente: https://www.facebook.com/logos.arkhe.9?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf



_______________________________

viernes, 24 de marzo de 2017

NUESTRA JUSTICIA NO DEPENDE DE NOSOTROS



Jean Cauvin
(conocido en los países de habla hispana como Juan Calvino)


Expliquemos primero el significado de las expresiones ser justificado ante los ojos de Dios, ser justificado por fe o por obras. Decimos que alguien es justificado ante los ojos de Dios cuando Dios juzga que es justo y acepto debido a su justificación. Porque la iniquidad es abominable para Dios, de modo que el pecado no puede encontrar gracia ante él mientras es y sea considerado pecador. Por lo tanto, dondequiera que haya pecado, está también la ira y venganza de Dios. 






Por otro lado, es justificado aquel que se considera no pecador, sino justo, y como tal queda absuelto ante el tribunal de Dios, donde todos los pecadores son condenados. Igual que un hombre inocente, cuando se le presentan cargos ante el juez imparcial quien decide de acuerdo con su inocencia, se dice que es justificado por el juez, así también se dice que es justificado por Dios cuando, quitado del catálogo de los pecadores, tiene a Dios como el Testigo y Abogado de su justicia. De la misma manera, se dice que es justificado por obras, si en su vida puede encontrarse una pureza y santidad que amerita un testimonio de justicia ante el trono de Dios, o si por la perfección de sus obras puede responder y satisfacer la justicia divina. 

Por el contrario, el hombre será justificado por la fe cuando, a exclusión de la justicia de las obras, se apropia de la justicia de Cristo y vestido en ella aparece ante Dios no como un pecador, sino como justo. Por lo tanto, sencillamente interpretamos la justificación como la aceptación con la que Dios nos recibe como objetos de su favor, tal y como si fuéramos justos. Y afirmamos que esta justificación consiste en el perdón de los pecados y la imputación de la justicia de Cristo.

Consideremos ahora la verdad de lo que dijimos en la definición, es decir, que la justificación por la a definición fe es la reconciliación con Dios y que esto consiste exclusivamente en la remisión de pecados. Tenemos que volver siempre a los axiomas de que la ira de Dios alcanza a todos los hombres mientras sigan siendo pecadores.

Isaías lo expresa elegantemente con estas palabras: “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír” (Isa. 59:1-2). Nos dice aquí que el pecado es una separación entre Dios y el hombre, que su rostro se aparta del pecador y que no puede ser de otra manera, pues asociarse con el pecado es contradictorio a su justicia. De ahí que el Apóstol muestra que el hombre está enemistado con Dios mientras no se reconcilie por medio de Cristo (Rom. 5:8-10). Por lo tanto, cuando el Señor lo acepta como suyo, se dice que lo justifica, porque no puede reconciliarse ni unirse con él sin cambiar su condición de un pecador a la de un hombre justificado. Agrega que esto se lleva a cabo por la remisión de pecados.

Pues si aquellos que han sido reconciliados por el Señor son evaluados por las obras, en realidad siguen siendo pecadores, cuando debieran ser puros y libres de pecado. Por lo tanto, es evidente que la única manera como aquellos que Dios adopta son hechos justos es cuando sus contaminaciones son borradas por la remisión de pecados. De modo que esta justificación puede ser expresada como: la remisión de pecados.

Ambas cosas mencionadas son expresadas con perfecta Ambas cosas mencionadas son expresadas con perfecta claridad por Pablo s son expresadas con perfecta claridad por Pablo: “ claridad por Pablo Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación”. Luego agrega la suma de su misión: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Cor. 5:19-21). El Apóstol usa aquí justicia y reconciliación indiscriminadamente, para hacernos comprender que la una incluye a la otra. Explica que la manera de obtener esta justicia es que nuestros pecados no nos sean imputados. Por lo cual, de ahora en adelante no podemos dudar cómo Dios nos justifica cuando nos dice que nos reconciliará con él mismo por medio de imputar nuestras faltas.

De la misma manera, en la epístola a los Romanos da prueba, por el testimonio de David, que la justicia es imputada sin obras porque declara que es bienaventurado el hombre “cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos” y “a quien Jehová no culpa de iniquidad” (Rom. 4:7; Sal. 32:1-2). En ese caso no cabe duda que usa la palabra bienaventurado para expresar justicia; y como declara que consiste del perdón de los pecados, no hay razón para que nosotros la definamos de otra manera. Del mismo modo, Zacarías, el padre de Juan el Bautista, expresa en su cántico que el conocimiento de la salvación consiste en el perdón de los pecados (Luc. 1:77). Lo mismo hizo Pablo, cuando hablando al pueblo de Antioquía les dio un resumen de la salvación.

Lucas declara que concluyó de esta manera: “Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree” (Hech. 13:38-39). Así que el Apóstol conecta el perdón de los pecados con la justificación en una forma que demuestra que son totalmente lo mismo. Y, por consiguiente, argumenta correctamente que la justificación, que debemos a la indulgencia de Dios, es gratuita.

Tampoco debiera parecer extraño el modo de expresarse diciendo que los creyentes son justificados ante Dios no por obras, sino por aceptación gratuita, viendo que se usa frecuentemente en las Escrituras y a veces también por los escritores de la antigüedad. Agustín3 dice: “La justicia de los santos en este mundo consiste más en el perdón de los pecados que en la perfección de la virtud”4 . Con esto coincide el bien conocido sentimiento de Bernardo5 : “No pecar es la justicia de Dios, pero la justicia del hombre es el deleite de Dios”6. Anteriormente afirma que Cristo es nuestra justicia por absolución 7 , y por lo tanto, son justos únicamente aquellos que han obtenido perdón por misericordia.

De allí que también es prueba de que es enteramente por la intervención de la justicia de Cristo que o por la intervención de la justicia de Cristo que obtenemos justificación delante de Dios. Esto es equivalente justificación delante de Dios. a decir que el hombre no es justo en sí, sino que la justicia de Cristo le es transmitida por imputación, cuando realmente merece el castigo. Esto da por tierra con el dogma absurdo de que el hombre es justificado por fe, en la medida que lo coloca bajo la influencia del Espíritu de Dios por quien es hecho justo. Esto es tan contrario a la doctrina anterior que jamás puede reconciliarse con ella. No puede haber duda de que aquel que es enseñado a buscar la justicia en sí mismo, no la posee él mismo. El Apóstol declara claramente esto cuando dice que el que no conoció pecado fue hecho una víctima expiatoria por el pecado, a fin de que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él (2 Cor. 5:21).

Vemos que nuestra justicia no está en nosotros, sino en Cristo. La única manera como podemos poseerla es ser partícipes de Cristo, dado que con él poseemos toda riqueza. No hay nada contradictorio en esto según dice en otro lugar: “Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros” (Rom. 8:3-4). El único cumplimiento al cual se refiere aquí es el que obtenemos por imputación.

Nuestro Señor Jesucristo nos transmite su justicia, y de algún modo milagroso en lo que se relaciona con la justicia de Dios nos inyecta su poder. Que esta era la creencia del Apóstol se hace muy claro en otra postura que había expresado un poquito antes: “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos” (Rom. 5:19). Declarar que somos justos exclusivamente porque la obediencia de Cristo nos es imputada como si fuera de nosotros, es colocar nuestra justicia bajo la obediencia de Cristo.

Por lo cual, me parece a mí, que Ambrosio nos llama elegantemente la atención a la bendición de Jacob como una ilustración de esta justicia cuando dice que él no merecía la primogenitura, que simuló ser su hermano, se puso su ropa que emanaba un aroma placentero, y así se presentó ante su padre a fin de recibir una bendición para su propio beneficio, aunque pretendiendo ser otro.

Agrega que así nos ocultamos nosotros bajo la preciosa pureza de Cristo, nuestro Hermano primogénito, a fin de obtener evidencia de justicia ante la presencia de Dios. Estas son las palabras de Ambrosio: “El que Isaac oliera el aroma de su ropa, quizá signifique que somos justificados no por obras sino por fe, ya que la debilidad carnal impide nuestro obrar, pero los errores de la conducta son cubiertos por la intensidad de la fe, que amerita el perdón de las faltas”9 . 

Y por cierto que así es, porque a fin de aparecer ante la presencia de Dios para salvación, tenemos que emanar la fragancia de un aroma, habiendo cubierto y sepultado nuestros pecados por medio de su perfección. 


(Institución de la religión cristiana), III. xi. 2, 21-23.





__________________________________

lunes, 20 de marzo de 2017

QUE ES Y QUE SIGNIFICA EL "ARMAGEDÓN"?...



José Grau


El vocablo «Armagedón» viene de Megido (monte, o meseta de Megido), ciudad de Israel que se menciona varias veces en el Antiguo Testamento. Lo encontramos, por ejemplo, en Jueces 4:2-3, cuando Israel se hallaba oprimido por el cananeo Jabín. 






Las huestes de este rey saqueaban frecuentemente, sin piedad, los sembrados y cosechas de los israelitas. Tan numerosas eran estas hordas cananeas, que los judíos llegaron a tener miedo de salir siquiera a los caminos (Jue. 5:6).

El monarca cananeo y su general Sisara eran fuertes, y los oprimidos israelitas no podían hacer nada. ¿Qué hubieran podido ellos contra los novecientos carros de combate, bien herrados, de los cananeos?.

Apenas si tenían escudo o lanza (Jue. 5:8). De pronto, surge una mujer valiente; Débora. Ella sabe bien que, humanamente hablando, Israel no puede obtener ninguna victoria contra los cananeos, pero sabe también que Jehová sí Puede (Jue. 4; 5). Un día, Débora se presenta a Barac, el Juez, y le dice: «Levántate, porque este es el día en que Jehová ha entregado a Sisara en tus manos...» (Jue. 4:14).

Viene luego la batalla.

¿En qué lugar?

En Megído (Jue. 5:19), donde todos los enemigos de Israel son derrotados. Jehová mismo aplasta a los opresores del pueblo de Dios (Jue. 5:21).

Armagedón es, pues, el símbolo de todas las batallas en las que el Señor manifiesta su poder cuando, humanamente hablando, el pueblo de Dios no tiene salida posible y se encuentra totalmente indefenso y oprimido.
Pero también se nos anuncia para el final de los tiempos una decisiva y última batalla de Armagedón, que coincide con aquel período en que Satanás será «desatado un poco de tiempo» (Apoc.11:7-11).

Cuando el mundo, bajo la dirección de Satanás, de un fuerte poder anticristiano y de la religión universal anticristiana profetizados por el Apocalipsis ―el dragón, la bestia y el falso profeta―, se halle presto para lanzarse contra la Iglesia y devorar lo poco que quede de ella, cuando los hijos de Dios sean perseguidos sin piedad oprimidos por todas partes, cuando clamen por socorro y parezca que los cielos los han abandonado, entonces justamente aparecerá Cristo, de repente, sobre las nubes de gloria, para liberar a su pueblo.

Dicha aparición final, con la intervención del Señor en favor de su pueblo, es lo que el Apocalipsis entiende por Armageáón. 

Será el conflicto decisivo entre las fuerzas de la impiedad y las de la justicia.



Libro en PDF "Escatologia final de los tiempos" -Jose Grau- :  

http://www.elolivo.net/LIBROS/Lacueva-CFTE-07-Escatologia-1-Amilenial.pdf




_________________________________________

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...