sábado, 11 de junio de 2016

EL ERROR ARMINIANO RESPECTO DE LA EXPIACIÓN DE CRISTO



Gracia Eficaz


Esta tomó forma después que Grocio había publicado su obra, y los dos teólogos más activos en su elaboración fueron Curcellao y Limborch. Estos no adoptaron el esquema de Grocio, aunque se unieron a él en el intento de navegar entre la Escila de los Socinanos y el Caribdis de la doctrina de la Iglesia. 

En concordancia con los reformadores, los arminianos basaban la necesidad de la expiación en la naturaleza divina, antes que en los intereses del orden moral, aunque les faltó desarrollar la idea con consistencia lógica.




Jacobo Arminio


Es bastante característico de la opinión arminiana el representar la muerte de Cristo como una ofrenda sacrificial, pero al mismo tiempo, mantener que este sacrificio no debe considerarse como el pago de la deuda, ni tampoco como completa satisfacción de la justicia. Es, más bien, algo concomitante o una conditio sine qua non del perdón de los pecados. 

Tanto en el AT como en el NT, Dios juzga adecuado relacionar la manifestación de su gracia perdonadora con la previa muerte de un sacrificio. Los sufrimientos y la muerte de Cristo son considerados como penales y judiciales, y por lo tanto tienen la naturaleza de castigo; Sin embargo, esto no significa que Él sufrió lo que el hombre merecía sufrir, sino que significa que sólo por orden divino, su muerte sacrificial tomó el lugar de una pena, y como tal tenía el efecto de reconciliar a Dios con el hombre y procurar el perdón de los pecados.

Esto significa que la muerte de Cristo no se considera como una pena sustitutoria, la cual es un estricto equivalente (que es la opinión de los reformadores), sino como una sustitución por una pena la cual puede ser inferior en mérito. Se habla de la muerte de Cristo como una satisfacción benevolente. En este punto hay mucha coincidencia entre Grocio y los arminianos. 

Ellos tienen varias objeciones a la doctrina de la expiación oficialmente adoptada, y las más importantes de éstas pueden colocarse en los siguientes términos: 

(a) Cristo no sufrió la pena total por el pecado, puesto que no sufrió la muerte eterna, sea en tiempo o grado. No hubo sufrimiento eterno en su caso, ni tampoco hubo desesperación absoluta. 

(b) Si Cristo expió completamente el pecado, la gracia divina no tiene nada que cumplir. Si la justicia está satisfecha, la remisión del pecado no puede ser más un asunto de divina compasión.


(c) Si Cristo rindió plena satisfacción, Dios no tiene el derecho de demandar fe y obediencia, ni castigar al pecador si es que fracasa en obedecer, porque es injusto ejecutar doble castigo por el mismo pecado.


Además, ellos consideran la expiación de Cristo como general o universal, lo cual significa que "Él hizo un expiación por los pecados del género humano en general, y por cada individuo en particular". 

Dios envió a Cristo al mundo, y Cristo se ofreció a sí mismo voluntariamente con el propósito de salvar a cada individuo del género humano. Pero aunque la expiación es universal en la intención divina, no es universalmente efectiva, puesto que muchos se pierden. Este fracaso parcial, es atribuido a la obstinación del pecador al rehusar la expiación ofrecida y al frustrar la intención divina. 

La aplicación efectiva de la expiación depende, últimamente, en la voluntad del pecador, la cual puede y en muchos casos frustra el propósito mismo de Dios.

En oposición a este error arminiano, el Sínodo de Dort tomó la posición de que, la expiación de Cristo, aunque completamente suficiente para la salvación de todos los hombres, era, sin embargo, provista solamente para aquellos en quien es efectivamente aplicada, en otras palabras, para los elegidos. Además, mantenían que la aplicación eficaz de la expiación, últimamente, no depende de la decisión del pecador, sino de la determinación divina para ejercer gracia especial. 


Por el poder del Espíritu Santo la expiación de Cristo se hace efectiva en los corazones y vidas de todos aquellos por quienes Cristo derramó su sangre. Todos ellos son salvados, y deben su salvación exclusivamente a la gracia de Dios.



Fuente: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=232362260484190&id=100011312536252 



________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...