viernes, 8 de enero de 2016

El Arminianismo y su Relación con el Vaticano



D.N. Pastore


Este breve artículo, tiene como objetivo, aclarar a que nos referimos cuando afirmamos que tal o cual predicador es SEMIPELAGIANO. 
 
 
 
 
 
 
En el siglo V, cierta declaración que hizo el teólogo Agustin de Hipona, provocó la reacción de un obispo de nombre Pelagio, y dicha reacción fue algo así como esas erupciones que aparecen en la piel toda vez que se aplica un reactivo para determinar si alguien es alérgico a algo. En este caso, la reacción de Pelagio fue ante una oración que hizo pública Agustín , que decía ; Señor ordena lo que quieras y otorga lo que ordenas. Lo que en sencillas palabras Agustín estaba expresando, es que de no ser por la gracia de Dios, el hombre no puede hacer absolutamente nada que sea agradable a Dios, esta declaración que provocó una virulenta reacción de parte del obispo Pelagio, era la piedra angular de la doctrina de la total depravación. 
 
Ante esto Pelagio comenzó a exteriorizar su repudio a dicha verdad, diciendo que el hombre no necesita de la gracia de Dios para hacer su voluntad, pero además Pelagio iba mucho más allá, llegando a afirmar cosas tales como que la caída no afecto a los descendientes de Adán sino que solo lo afecto a Adán y a su mujer, y también llego a afirmar, que aunque nunca hubiera pecado, de todas maneras Adán hubiera muerto. Es claro y evidente que la reacción de Pelagio dejó expuesto que era un falso maestro incrustado dentro de la iglesia de Cristo, un falso maestro que descaradamente negaba las Sagradas Escrituras y la necesidad de un Redentor, porque si como afirmaba Pelagio el pecado de Adán solo lo había afectado a el, entonces tampoco era necesario el sacrificio propiciatorio de Cristo. 
 
Toda esta situación, ocasionó que se convocara un concilio eclesiástico que declaró ANATEMA al obispo Pelagio. Pero al mismo tiempo esta crisis fue utilizada por la Divina providencia, para que ciertas verdades concernientes a la Gracia Soberana de Dios, fueran expuestas con una claridad cómo hasta ese entonces no se tenía, y para tal efecto Dios utilizó al obispo Agustin , es decir , asi como en el siglo IV Dios utilizó el ministerio de un maestro como Atanasio para exponer con claridad la doctrina de la Trinidad, ante esa nueva crisis del siglo V Dios nuevamente utilizó a sus maestros para que pudieran exponer verdades tales como, que a causa de la caída el hombre ha quedado absolutamente incapacitado para dar el primer paso a la salvación, y de no ser por el llamamiento eficaz del cual son objeto los elegidos, el sacrificio de Cristo seria de provecho para nadie, por cuanto todos absolutamente todos , aborrecen la luz, y no quieren venir a la luz para que sus malas obras sean reprendidas. 
 
Conclusiones que fueron todas fundamentadas en las Sagradas Escrituras. Y fue a partir de ese momento de la iglesia de Cristo, que se empezó a establecer la relación entre todo un cumulo de verdades bíblicas. Se empezó a establecer la relación entre Efesios 2;1 ; en donde se describe al hombre sin Cristo como un cadáver espiritual, con 1 de Corintios 2: 14; en donde se afirma que para el hombre natural las cosas que son Del Espiritu de Dios le son locura. Es decir quedo muy claro que cuando la Biblia compara al hombre natural con un cadáver, lo que se quiere significar es que a causa de la caída, la parte inmaterial del hombre quedo afectada al grado tal de que las verdades concernientes a la salvación le resultan locura. 
 
Y tal aseveración llevó a una pregunta cuya respuesta también sirvió para entender declaraciones del Señor Jesucristo tales como las que se registran en Juan 6:44. La pregunta era la siguiente; ¿Cómo podía el hombre dar el primer paso hacia la salvación si siendo que en su estado de muerte espiritual las cosas del Espiritu le son Locura? El Señor Jesucristo nos da la respuesta a esta pregunta en Juan 6:44 cuando afirma Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitare en el día postrero, la exegesis de esta declaración llevó a entender que de lo que El Señor aquí está hablando es de un llamamiento eficaz del cual son objeto los elegidos, llamamiento que como ya dijimos hace posible la respuesta a tal llamamiento. Está muy claro que El Padre no trae a todos a Cristo, sino solo aquellos que según el afecto de su voluntad ha determinado salvar.
 
Transcurrido cierto tiempo, falsos maestros infiltrados en la iglesia, lograron volver a oscurecer la comprensión de todo el cuerpo de verdad referente a la total depravación, elección incondicional y llamamiento eficaz, doctrinas que habían quedado sistematizadas a partir de la crisis pelagiana. Lo que estos falsos maestros alegaban, era que el hombre no estaba muerto espiritualmente sino enfermo, pero no lo suficientemente enfermo como para no poder dar el primer paso hacia la salvación. Nuevamente se estaba ante la negación de fundamentos bíblicos. 
 
A ese resurgimiento del pelagianismo es lo que se conoce como SEMIPELAGIANISMO, falsa doctrina que continuo siendo sostenida por LA GRAN RAMERA CATOLICA . Hasta que en el siglo XVI , nuevamente la Divina providencia, produjo un acontecimiento conocido como La Reforma, encarnada por hombres como Juan Calvino y Martin Lutero, Reforma que restauró verdades que habían sido sepultadas por Roma mediante la herejía semipelagiana. Y no solo la Reforma restauró esas doctrinas sino que también trajo la sistematización de la doctrina de LA JUSTIFICACION POR FE.
 
La respuesta de Roma a la Reforma protestante, fue el concilio de Trento, concilio en el que se declaró maldito a todo aquel que enseñara que el hombre está absolutamente incapacitado para dar el primer paso a la salvación, es decir EL SEMIPELAGIANISMO fue ratificado por Roma. Pero trascurrido el tiempo ese semipelagianismo fue nuevamente introducido dentro de la iglesia, por Jacobo Arminio , cuyas conclusiones estaban en perfecta sintonía con EL SEMILEGIANISMO de Roma, es decir, en esencia , Arminio estaba enseñando también, de que EL HOMBRE NO ESTA MUERTO ESPIRITUALMENTE COMO ENSEÑA LA ESCRITURA SINO ENFERMO. 
 
Arminio negó que existiera tal cosa como elección incondicional, sino que Dios eligió a aquellos que según su presciencia, conoció que obedecerían el llamamiento a la salvación. Está claro que tal planteamiento teológico niega olímpicamente la total incapacidad del hombre para entender las cosas Del Espíritu, es decir parte de una hipotética e inexistente capacidad inherente en el ser humano para entender que está perdido y que necesita un Salvador.
 
Por ultimo; al considerar EL SEMIPELAGIANISMO y su nefasta influencia dentro de la iglesia de Cristo, es muy importante tener en perspectiva que Chales Finey, padre de los famosos llamamientos al altar para aceptar a Cristo , solía afirmar que no era SEMIPELAGIANO SINO PELAGIANO. Charles Finey , con su enseñanza y práctica, estaba negando algo tan elemental COMO EL QUE LOS MUERTOS ESPIRITUALES NO PUEDEN ACEPTAR LA VIDA , SOLO PUEDEN RECIBIRLA..
 
A nadie en su sano juicio, se le ocurriría pensar, que un muerto tiene la facultad de decidir si ha de ser o no resucitado, o en otras palabras SI ACEPTA O RECHAZA EL SER RESUCITADO, sin embargo desde los días del pelagiano Charles Finey, un gran segmento de ministros evangélicos , tanto pastores como evangelistas, han abrazado la anti bíblica noción de que el ser humano tiene la capacidad innata de poder decidir si acepta o rechaza la oferta de salvación, negando olímpicamente todo un cuerpo de verdad que claramente enseña, que a raíz de la caída, y tal como Dios se lo advirtió a Adán y a su mujer, la desobediencia traería como consecuencia la muerte espiritual , muerte espiritual de la cual la muerte física seria una consecuencia. 
 
Tal negación ha derivado en todo un bagaje de falsas creencias y practicas anti bíblicas tales como el INSTAR A LAS PERSONAS A ACEPTAR A CRISTO, practica de la cual no existe ninguna base bíblica, por cuanto ni Cristo ni los apóstoles, jamás hicieron tal invitación.
 
La Biblia no habla de aceptar al Señor Jesucristo, sino de recibirlo, pero si analizamos el contexto en donde aparece esa expresión, llegamos a la inequívoca conclusión de que cuando el Nuevo Testamento habla del acto de RECIBIR A CRISTO, lo describe NO COMO CAUSA SINO COMO EFECTO DE UNA CAUSA: Juan 1 :12-13
 
12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
 
Está muy claro que lo que se menciona en el versículo 12, que es el recibir a Cristo, es el efecto de una causa, y esa causa se menciona en el versículo 13. Esa causa es la gracia soberana de Dios, Quien mediante su omnipotencia, engendra a todos aquellos que han sido elegidos para ser objeto de su gracia, y tal aseveración, está fundamentada , en que tres veces se enfatiza que tal engendramiento , no está precedido por ningún acto de la voluntad humana, por eso enfáticamente se declara que LOS CUALES NO SON ENGENDRADOS DE SANGRE, NI DE VOLUNTAD DE CARNE, NI DE VOLUNTAD DE VARÓN, SINO DE DIOS.
 
Instar a los pecadores a aceptar a Cristo, además de ser semipelagianismo puro y duro, es comparable a que se inste a un cadáver a aceptar o no aceptar el ser resucitado. Por lo tanto, recibir a Cristo es el efecto de una causa y esa causa es la gracia inmerecida de Dios de la que son objeto aquellos que según el puro afecto de su voluntad, Dios ha determinado salvar. 
 
Conociendo todos estos antecedentes, podemos entender el porqué de tanta oposición a las verdades fundamentales de la fe cristiana, tales como LA ELECCIÓN INCONDICIONAL, LA TOTAL DEPRAVACIÓN, Y EL LLAMAMIENTO EFICAZ. Hoy nos toca a nosotros defender aquellas fundamentos de la fe cristiana que fueron y siguen siendo atacados por los enemigos de la verdad.
 
 
 
 
 
 
 
 
________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...