jueves, 2 de abril de 2015

No podemos Amar a Dios si no Amamos a Su Palabra


por RC Sproul


Emil Brunner, el teólogo suizo del siglo XX y uno de los padres de la teología neo-ortodoxa, escribió un pequeño libro titulado La verdad cuando Encuentro. 




Su tesis era que cuando estudiamos las cosas de Dios, no estamos estudiando la verdad en abstracto. Queremos entender la teología, no sólo para que podamos calificar una A en un examen de teología. Queremos entender la doctrina de Dios, para que podamos entender a Dios, para que podamos encontrarnos con el Dios vivo en su Palabra y profundizar nuestra relación personal con Él. 

Pero no podemos profundizar en una relación con alguien si no sabemos nada de él. De esta manera, las proposiciones de la Escritura no son un fin en sí mismas, sino un medio para un fin. Sin embargo, son un medio necesario para el objetivo. Por lo tanto, decir que el cristianismo no se trata de proposiciones, sino de relaciones es establecer una falsa dicotomía extremadamente peligrosa. Es insultar el Espíritu de la verdad, cuyas proposiciones son. Estas proposiciones deben ser nuestro misma carne y bebida, que definen la vida cristiana.

Recientemente leí algunas cartas al editor de una revista cristiana. Una de ellos menospreciando eruditos cristianos con grados avanzados. El autor de la carta denunció que tales hombres disfrutarían de escudriñar en estudios de la palabra de las enseñanzas de Cristo en las lenguas antiguas con el fin de demostrar que El en realidad no dijo lo que parece decir en nuestras biblias. 

Obviamente hubo una actitud negativa hacia cualquier estudio serio de la Palabra de Dios. Por supuesto, hay estudiosos que son como este, que estudian una palabra en seis idiomas diferentes y aún así terminan perdiendo su significado, pero eso no significa que no debemos participar en cualquier estudio serio de la Palabra de Dios para que no terminaremos como estos eruditos impíos. 

Otro autor de la carta expresó la opinión de que las personas que se involucran en el estudio de la doctrina no se preocupan por el dolor que la gente experimenta en este mundo. En mi experiencia, sin embargo, es prácticamente imposible experimentar dolor y no hacer preguntas acerca de la verdad. Todos queremos saber la verdad sobre el sufrimiento, y en concreto, ¿dónde está Dios en nuestro dolor? Esa es una preocupación teológica. 

La respuesta nos viene de las Escrituras, que revela la mente de Dios mismo a través de la agencia del Espíritu Santo, que es llamado el Espíritu de verdad. No podemos amar a Dios en absoluto si no amamos a Su verdad.

Es muy triste para mí que en la cultura occidental sofisticada de hoy, las personas están más familiarizados con los doce signos del zodiaco que con las doce tribus de Israel o los doce apóstoles. 

Nuestro mundo gusta verse sofisticado y tecnológico, pero sigue siendo lleno de superstición. Los cristianos no son inmunes a esto. Nosotros, también, podemos sucumbir al deseo de la nueva era por el poder de manipular nuestro entorno. 

Nosotros no tenemos que ir tan lejos como para aceptar la idea tonta de que los cursos de las estrellas determinan nuestro destino, nuestra prosperidad, nuestros logros y nuestros éxitos. 

Sin embargo, es igualmente supersticioso equiparar nuestros sentimientos e inclinaciones con la guía del Espíritu Santo. 

Parece mucho más emocionante vivir con una franqueza despreocupada a la dirección del Espíritu Santo en lugar de practicar la disciplina laboriosa de dominar su Palabra. Esto un terreno sumamente peligroso. 

Si queremos hacer la voluntad del Padre, tenemos que estudiar la Palabra del Padre, y dejar la magia para los astrólogos.






____________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...