miércoles, 24 de diciembre de 2014

VERDADERO AVIVAMIENTO



World Challenge


Recientemente, cuatro adolescentes me dijeron: "El año pasado usted predicó en nuestra iglesia y en aquel entonces estaba muerta. 




Así que, nosotros cuatro empezamos una reunión de oración sólo para nosotros. 

Queríamos arreglar cuentas con Dios, arrepentirnos y estar en fuego por Jesús. 

Nuestro grupo se incrementó hasta diez y ayudamos a otros estudiantes a encontrar la salvación. 

Ahora invitamos al pastor y a los diáconos a orar con nosotros. 

¡Verdaderamente vemos que la iglesia ha cambiado, ahora!".

Un verdadero avivamiento, como yo lo veo, es una restauración de este tipo de amor intenso por Jesús. 

Se caracteriza por un nuevo deseo de obedecer cada una de Sus Palabras, una actitud del corazón que dice: "Todo lo que Él diga, lo haré". 

De hecho, un avivamiento es un retorno al amor obediente por un pueblo que individualmente ha confesado y abandonado todo pecado, con el único deseo de convertirse en canales de la presencia de Cristo. 

El avivamiento se encarna en estas personas. 

Traen con ellos la gloria y la presencia de Cristo porque Su vida fluye a través de ellos en todo tiempo.

Pastores de iglesias grandes me han dicho: "Tienes que venir y ver lo que Dios está haciendo. Miles de personas están viniendo, ¡estamos repletos! Y nuestra adoración es algo espectacular". 

Visité algunas de estas iglesias con gran expectativa, pero rara vez sentí o experimenté la verdadera presencia de Jesús en estas reuniones masivas. 

Las congregaciones no mostraban un verdadero arrepentimiento y creo que si un profeta se hubiera levantado y expuesto el divorcio, el adulterio, la fornicación, y la mezcla con la música impía que existía en estas iglesias, media iglesia se habría marchado.

¡Ellos se estaban divirtiendo! 

En una iglesia, un líder invitó a cerca de cincuenta personas a una lugar de oración aparte, en donde les dio una charla de ventas. 

Él decía que ellos debían unirse a esa iglesia "para que tengas cobertura, para que tus oraciones sean respondidas". 

En dicha congregación, no había instrumentos o canales de la presencia de Dios. 

La tal llamada “adoración” y “alabanza” eran simplemente ruido, y yo sabía que no pasaría mucho tiempo antes de que la gente gritara por más entretenimiento. 

Donde no está la verdadera presencia de Cristo, las personas buscan solamente emociones.
 
Salí de estas reuniones sabiendo en mi corazón que entre ellos no estaba Jesús. 

Era claro que ellos no vivían en obediencia a Él, por lo tanto, no podían verdaderamente amarlo. 

Jesús no se manifestará a los que dicen que lo aman, pero no obedecen.

"Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él" (Juan 14:23).




Fuente: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/30682




______________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...