lunes, 17 de marzo de 2014

Las sanciones contra Rusia "pueden ser catastróficas" para Europa



Russia Today


'Sanciones' se convirtió en una palabra comodín en la mesa de diálogo donde está en juego el futuro de Crimea. Pero los Estados occidentales no aclaran qué consecuencias pueden tener para ellos estas mismas sanciones, insisten los expertos.





Mientras Moscú apoya el derecho de autodeterminación del pueblo de la península de Crimea, EE.UU. insiste en que jamás reconocerá los resultados del plebiscito de este 16 de marzo en el que el 96,77% de los participantes votaron a favor de adhesión a Rusia y, junto con líderes de varios países europeos, utiliza el lenguaje de las sanciones. "Las consecuencias económicas de ello para una Europa arruinada pueden ser catastróficas. Hay muchos países como Grecia, España y Portugal donde ya hay numerosos casos de hambre y miseria extrema", puntualiza el economista Francisco González Tejera, que insiste en que, si sigue la presión de EE.UU. y Europa sobre Rusia, la situación interna en Europa se agravará aun más.

Lejos de las discusiones políticas, pero sí cerca de los análisis de mercado, los grandes hombres de negocios europeos ya han hecho sonar la alarma. El banco francés Société Générale y la empresa alemana de exploración y producción de gas y petróleo Wintershall, entre otras compañías, ya han advertido del gran papel que desempeña Rusia en la economía de Europa. Sus palabras reciben el apoyo diplomático. "No le vemos el sentido a estas sanciones. Pueden conllevar acciones de respuesta, algo que provocaría una reacción en cadena de consecuencias impredecibles. No queremos que eso ocurra", opina Shi Mingde, embajador de China en Alemania.

Los economistas destacan que la mayoría de estas consecuencias procederán del sector de los hidrocarburos. Europa consume a diario unos 14 millones de barriles de petróleo y productos derivados, de los cuales poco más de tres millones se extraen dentro de la región, una cifra que se redujo a la mitad en los últimos 15 años debido a la escasez de recursos del continente. Europa recibe de Rusia casi cinco millones de barriles. En cuanto al gas, el 40% de las importaciones que realiza Europa provienen de Rusia. En caso de introducirse sanciones contra Moscú, entre el 25% y el 30% de las plantas eléctricas de la Unión Europea podrían experimentar dificultades o detener su funcionamiento, y la población sufriría problemas de calefacción durante el invierno, mientras que tanto el transporte público, el comercial y el privado se verían afectados por la falta de gasolina y electricidad.

Aparte del del gas y el petróleo, existen otros sectores que podrían experimentar problemas, como el turismo, el comercio y la compra de viviendas, en los que Rusia beneficia a Europa. Para poner un ejemplo, tan solo en un año los ciudadanos rusos invirtieron más de 1.000 millones de euros (1.390 millones de dólares) en el sector inmobiliario de España. Cabe mencionar que esta suma es casi idéntica a la que EE.UU. ofreció a Ucrania para paliar la recesión, y sin embargo supone solo la mitad de lo que Kiev adeuda a Rusia por el suministro de gas. Y ello, sin contar que las nuevas autoridades ucranianaas deben encontrar fondos para pagar pensiones y financiar otros programas sociales.








Fuente: http://actualidad.rt.com/economia/vie...



_____________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...