domingo, 19 de mayo de 2013

La Herejía del Perfeccionismo



Nota de VCeI


Como puede entenderse que debemos de ser santos cuando al mismo tiempo somos muy imperfectos?

Si un pastor debe tener conducta irreprensible, debe ser perfecto? Que cosas se toleran y cuales no?


Hebreos

12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.


________________________


Por RC Sproul


Una antigua herejía de la distinción entre dos tipos de cristianos carnales, y llenos del Espíritu Santo, es la herejía del perfeccionismo. El perfeccionismo enseña que hay una clase de cristianos que alcanzan la perfección moral en esta vida.

Para estar seguro, el crédito se da al Espíritu Santo como el agente que trae la victoria total sobre el pecado para el cristiano. Pero hay una especie de elitismo en el perfeccionismo, una sensación de que aquellos que han alcanzado la perfección son de alguna manera superiores a otros cristianos. Los “perfectos” oficialmente no –toman el mérito de su estado, pero la presunción y el orgullo tienen una manera de deslizarse.

"El peligro del perfeccionismo es que distorsiona gravemente la mente humana. Imagine las contorsiones a través de las cuales tenemos que engañarnos en pensar que hemos logrado, de hecho, un estado de impecabilidad"

Inevitablemente, el error del perfeccionismo engendra un, o por lo general dos, ilusiones mortales. Convencernos de que hemos logrado una impecabilidad, debemos o bien sufrir de una sobreestimación radical de nuestro desempeño moral o debemos subestimar seriamente los requisitos de la ley de Dios. La ironía de perfeccionismo es la siguiente: A pesar de que trata de distanciarse del antinomianismo, despiadadamente e inevitablemente vuelve al punto de partida al mismo error.

Para creer que estamos sin pecado, debemos anular las normas de la ley de Dios. Tenemos que reducir el nivel de la justicia divina hasta el nivel de nuestro propio desempeño. Tenemos que mentirnos a nosotros mismos tanto acerca de la Ley de Dios como de nuestra propia obediencia. Para ello requiere que apagamos el Espíritu cuando Él busca convencernos de pecado. Las personas que hacen eso no están llenas del Espíritu Santo, ya que son extintores del Espíritu.

Una de las verdaderas marcas de nuestra santificación en curso es la creciente conciencia de lo mucho que nos quedamos cortos en alcanzar la perfección. El perfeccionismo es realmente antiperfeccionismo disfrazado. Si pensamos que nos estamos volviendo perfectos, entonces estamos muy lejos de ser perfectos.

"Si pensamos que nos estamos volviendo perfectos, entonces estamos muy lejos de ser perfectos"

Una vez encontré a un joven que había sido un cristiano por alrededor de un año. Con audacia me declaró que había recibido la “segunda bendición,” y ahora disfruta de una vida de victoria, una vida de perfección sin pecado. Inmediatamente volví su atención a la enseñanza de Pablo en Romanos 7. Romanos 7 es el golpe de gracia bíblica de toda doctrina del perfeccionismo. Mi joven amigo respondió rápidamente con el condicionamiento clásico de la herejía perfeccionista, a saber, que en Romanos 7, Pablo está describiendo su estado anterior inconverso.

Le explique al joven que es exegéticamente imposible descartar Romanos 7 como la expresión de la vida anterior de Pablo. Examinamos el pasaje de cerca y el hombre finalmente estuvo de acuerdo que, efectivamente, Pablo estaba escribiendo en el tiempo presente. Su siguiente respuesta fue: “Bueno, tal vez Pablo estaba hablando de su experiencia actual, pero él no había recibido la segunda bendición aún.”
Tuve un momento difícil ocultando mi asombro ante esta arrogancia espiritual. Le pregunté deliberadamente,

“¿Quieres decir que tú, a los diecinueve años, después de un año de la fe cristiana, haz alcanzado un mayor nivel de obediencia a Dios que el apóstol Pablo disfrutaba cuando estaba escribiendo la carta a los romanos?”

Para mi sorpresa perpetua el joven respondió sin inmutarse: “¡Sí!” Tal es el grado en que las personas se engañan a sí mismos pensando que han alcanzado la impecabilidad.

Hablé una vez con una mujer que afirmaba la misma “segunda bendición” del perfeccionismo que calificaba su afirmación un poco. Ella dijo que estaba plenamente santificada en la santidad que ella nunca cometió ningún pecado intencional. Pero reconoció que en ocasiones se sigue cometiendo pecados, aunque no intencionalmente. Sus pecados presentes eran involuntarios.

¿Que es pecado involuntario? Todo pecado implica el ejercicio de la voluntad. Si una acción ocurre fuera de la voluntad no es una acción moral. El latido involuntario de mi corazón no es una acción moral. Todo pecado es intencional. En efecto, la inclinación corrupta de la voluntad es la esencia misma del pecado. No hay pecado sin la voluntad de pecar. La mujer estaba excusando su propio pecado al negar que había querido cometer el pecado. El pecado sólo una especie de “sucedio.” Fue la autojustificación más antigua conocida por el hombre: “¡No fue mi intención hacerlo!”

En una de las cadenas de la tradición Wesleyana hay otro tipo de perfeccionismo calificado. Aquí el logro de la perfección se limita a un amor perfeccionado. Podemos seguir luchando con ciertas debilidades morales, pero al menos podemos recibir la bendición de un amor perfecto. Pero piense en esto un momento. Si recibimos la bendición de un amor que era absolutamente perfecto, ¿cómo podríamos jamás cometer cualquier clase de pecado? Si yo he amado a Dios perfectamente, yo rendiré sólo obediencia a Dios.

¿Cómo puede una criatura que amaba a Dios perfectamente jamás pecar contra él?

Alguien podría responder: “Todavía podemos pecar contra Él en la ignorancia.” Pero el amor perfecto con el que estamos llamados a amar a Dios es un amor perfecto de nuestras mentes y nuestros corazones. Si amamos perfectamente a Dios con todas nuestras mentes, ¿de dónde podría fluir esta ignorancia? El que ama a Dios a la perfección con la mente es perfectamente diligentes en el estudio y el dominio de la Palabra de Dios. La mente que perfectamente ama percibe correctamente la luz en nuestro camino. Una mente que ama perfectamente no comete errores en la comprensión de las Escrituras.

Pero ¿Podríamos nosotros aún no cometer errores porque nuestras mentes no son perfectas? Pregunto por qué nuestras mentes son menos que perfectas. No es porque carecemos de cerebros o la facultad de pensar. Nuestro pensamiento se nubla porque nuestros corazones están nublados. Quite la nube de nuestros corazones y nuestras mentes son iluminadas por la luz clara de Dios.

Un amor perfecto daría perfecta obediencia. El único amor perfecto que este mundo haya visto jamás fue el amor de Cristo, que exhibió una obediencia perfecta. Jesús amó al Padre perfectamente. Él no pecó en absoluto, ya sea intencionalmente o por ignorancia.

Extracto del libro de RC Sproul Pleasing God .


Fuente: http://evangelio.wordpress.com/2013/05/14/la-hereja-del-perfeccionismo/#more-7323 


_______________________ 


"La santidad del siervo de Dios"

Paul Washer




______________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...